Sala de prensa

X
26.09.14

Los cardiólogos del Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima abogan por la prevención en las enfermedades del corazón

El doctor Andrés Iñiguez Romo, director de la Unidad de Cardiología Intervencionista del Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima, es presidente electo de la Sociedad Española de Cardiología

  • Hace un llamamiento para que toda la comunidad sanitaria actúe sobre “los pacientes que ven, y los que no ven” para lograr “un estilo de vida más cardiosaludable”. 
  • El 31 por ciento de las defunciones que se registran en Galicia se deben a enfermedades cardiovasculares. 
  • Andrés Íñiguez advierte de que pese a que la mortalidad hospitalaria del infarto entre las mujeres jóvenes es el doble que entre los hombres, la percepción de riesgo es menor entre ellas.

Vigo, 26 de septiembre de 2014.- El doctor Iñiguez, director de la Unidad de Cardiología Intervencionista del Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima perteneciente al grupo sanitario Vithas que cuenta en España con 12 hospitales y 13 centros monográficos altamente especializados denominados Vithas Salud, afirma que “la reducción de los factores de riesgo cardiovascular es una tarea “imprescindible” que debemos afrontar todos los ciudadanos, pero de una manera especial, el personal sanitario”. Iñiguez realiza esta afirmación en un post publicado en el blog del hospital (hospitalvithasfatima.com).

Andrés Iñiguez recuerda que “las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte a partir de la edad media de vida” y que, según las estadísticas, una de cada tres defunciones tiene su origen en un fallo cardiovascular. En Galicia, “las enfermedades cardiovasculares causan 240,2 fallecimientos por cada 100.000 habitantes y año de los 756,8/100.000 que se producen por cualquier causa, lo que supone más del 31% del total”, dice el cardiólogo de Vithas en su post.

Según los datos epidemiológicos que maneja el director de Cardiología Intervencionista del Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima, “la enfermedad cardiovascular que se asocia con una mayor mortalidad por 100.000 habitantes en España es la cardiopatía isquémica (74,2), con una incidencia significativamente mayor en hombres que en mujeres (86,8 frente a 61 por cada 100.000 habitantes)”.

Como segunda causa, “se sitúan las enfermedades cardiovasculares (63,9 por 100.000 habitantes), que tienen una especial repercusión en el sexo femenino (71,5 frente a 55,7 por cada 100.000 habitantes)”.

Andrés Íñiguez sostiene que las enfermedades cardiovasculares que provocan una mayor mortalidad son, “por este orden, las arritmias y otras enfermedades cardiovasculares de similar etiología (48,7 fallecimientos por cada 100.000 habitantes), la insuficiencia cardiaca (37,5), las enfermedades hipertensivas (14,1) y las enfermedades cardiacas reumáticas (2,8, siempre por cada 100.000 habitantes)”.
 
El doctor Íñiguez Romo está convencido de que “la prevención es esencial si se quieren disminuir estas cifras”, por lo que, asegura, que “el control de los factores de riesgo coronarios (hipertensión arterial, diabetes, hipercolesterolemia, hábito de fumar, sedentarismo y obesidad) es imprescindible”.

“Los profesionales de la medicina (médicos y no médicos) y especialmente los cardiólogos, deben actuar tanto sobre los pacientes que ven, como los que no ven”, afirma antes de anunciar que estas medidas “deben comenzar a aplicarse lo más precozmente posible”, y aboga por adoptar “un estilo de vida más cardiosaludable”.

El responsable de la Sección de Cardiología Intervencionista del Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima advierte de que “las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte no solo en hombres, sino también en las mujeres españolas”, y señala que mientras la mortalidad hospitalaria del infarto en hombres jóvenes, es de un cuatro por ciento, “entre las mujeres jóvenes se sitúa en el doble, el 8%”.

Explica que “las causas no están claramente definidas” si bien se sospecha que “el infarto en las mujeres jóvenes se desarrolla de forma distinta a los hombres contribuyendo a este exceso de riesgo”.

Además, señala que “la falta de percepción social, sobre la gravedad de las enfermedades cardiovasculares en la mujer, hace que combatirla sea más difícil. En este caso, el silencio es el peor enemigo de la vida, de ahí la necesidad de realizar campañas divulgativas al respecto”, insiste el doctor Íñiguez Romo.

Añadir a TwitterAñadir a FacebookAñadir a Google Bookmarks