Este sitio web utiliza cookies para asegurarse de obtener la mejor experiencia.
Si desea más información consulte nuestra política de cookies

Sala de prensa

X
06.11.14

Cómo combinar salud y estética en el tratamiento de la patología del tiroides

Una técnica quirúrgica que reduce al mínimo la cicatriz de cuello

El Hospital Vithas Nuestra Señora de América dispone de una Unidad de Cirugía Mínimamente Invasiva de Cuello

Más del 50% de las mujeres tienen patologías del tiroides y/o nódulos a partir de los 40 años de edad

La Cirugía Endoscópica Cervical Mínimamente Invasiva permite reducir el tamaño de la cicatriz hasta 1,5 cm aproximadamente, frente a los casi 6-8 cm de la cirugía tradicional

Tanto el tiempo quirúrgico como el post-operatorio se reducen ostensiblemente. Al día siguiente de la operación, el paciente recibe el alta hospitalaria


El Hospital Vithas Nuestra Señora de América, perteneciente a Vithas, grupo sanitario con 12 hospitales y 13 centros monográficos altamente especializados denominados Vithas Salud, fiel a su compromiso con la atención personalizada al paciente y con la incorporación de las técnicas más innovadoras en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades, ha puesto en marcha la Unidad de Cirugía Mínimamente Invasiva de Cuello en España, situándose como referencia en este campo.

Esta unidad está especializada en el tratamiento de las diferentes enfermedades que afectan a esta zona del cuerpo. Entre ellas destacan las patologías relacionadas con el tiroides, la paratiroides, glándulas salivares y otras masas cervicales, que representan en torno al 70% de las enfermedades que afectan a esta zona del cuerpo. Concretamente, la patología tiroidea suele afectar más a las mujeres que a los hombres. De hecho, más del 50% de las mujeres mayores de 40 años presentan patologías del tiroides y/o nódulos, si bien, como su sintomatología suele coincidir con otras enfermedades, suelen estar infradiagnosticadas, convirtiéndose en el origen o la causa de otros problemas de salud.

Cuando la estética sí importa
Hasta ahora el tratamiento quirúrgico de las enfermedades tiroideas, o tiroidectomía, se realizaba practicando una incisión horizontal de casi 6-8 centímetros en la parte baja y anterior del cuello. Esta incisión supone la formación de una cicatriz de igual tamaño en una zona que habitualmente las mujeres llevan al descubierto.

Una de las técnicas que el Hospital Vithas Nuestra Señora de América ha incorporado en su innovadora Unidad de Cirugía Mínimamente Invasiva de Cuello es la Tiroidectomía Videoasistida Mínimamente Invasiva, o MIVAT por sus siglas en inglés. Esta técnica permite combinar la solución del problema de salud con las necesidades estéticas de la mujer en una zona tan sensible como el cuello.

La cirugía se realiza mediante laparoscopia, aplicando una incisión de entre 1 centímetro y 1,5 centímetros, dependiendo de las características de cada paciente, y se aplica sobre algún pliegue de la piel del cuello. Su sutura estética, con puntos intradérmicos, hace que la cicatriz sea prácticamente invisible.

Además, el tiempo necesario para realizar la cirugía se reduce ostensiblemente, así como el post-operatorio. El tiempo quirúrgico estimado es de una hora y media y al día siguiente el paciente recibe el alta hospitalaria, con lo que tampoco afecta significativamente a su ritmo diario de vida. 

Sintomatología de la patología del tiroides
El tiroides es una glándula del sistema endocrino que está situada en la base del cuello. Su función principal es sintetizar, almacenar y liberar hormonas tiroideas vitales, por ejemplo, para el desarrollo del sistema nervioso y de los procesos cognitivos, para la regulación del metabolismo o para el control de funciones como la cardíaca, la ósea, el mantenimiento de la temperatura corporal, la fertilidad o la rapidez con que los alimentos ingeridos se transforman en energía, con lo que también influye en el peso corporal.

Tanto una producción en exceso de hormonas (hipertiroidismo) como la insuficiencia de ellas en sangre (hipotiroidismo) son perjudiciales para la salud. Entre los síntomas asociados al hipertiroidismo destacan: nerviosismo, debilidad, aumento de la sudoración, intolerancia al calor, palpitaciones, insomnio, pérdida de peso, fatigabilidad, ansiedad y, en mujeres, alteración del ritmo menstrual.

En el caso del hipotiroidismo, su sintomatología característica se asocia con: baja energía, sensibilidad al frio, cansancio, somnolencia, disminución de la memoria, malhumor, irritabilidad, depresión, aumento de peso por retención de líquidos, infertilidad, nerviosismo, alteraciones en los ciclos menstruales, periodos abundantes, piel fría, seca, áspera y rugosa, cabellos secos, caída del cabello o hinchazón de los párpados y cara, entre otros síntomas.

Otras de las patologías relacionadas con el tiroides son la presencia de nódulos y la formación de bocio, debido a un aumento de la glándula, que puede darse tanto en casos de hipertiroidismo como de hipotiroidismo. 

Añadir a TwitterAñadir a FacebookAñadir a Google Bookmarks