Este sitio web utiliza cookies para asegurarse de obtener la mejor experiencia.
Si desea más información consulte nuestra política de cookies

Sala de prensa

X
07.09.14

El Hospital Vithas San José amplía su unidad de cirugía de la obesidad

Es el hospital de Álava con el servicio más completo en cirugía de la obesidad

Al método POSE (para pacientes con un IMC menos de 40) se suman ahora el método APOLLO (para pacientes con un IMC mayor de 40) y el método RECO indicado para pacientes que ya se han sometido a cirugía bariátrica

Todos los tratamientos son menos invasivos y más seguros que la cirugía tradicional

El Hospital Vithas San José, perteneciente al grupo sanitario Vithas que cuenta en España con 12 hospitales y 13 centros monográficos altamente especializados denominados Vithas Salud, ofrece dos nuevas técnicas como tratamiento a la obesidad. Al ya existente método POSE, se suman ahora, por primera vez en un centro hospitalario alavés, el método APOLLO y el método RECO.

El doctor Carlos Marra-López, especialista en Aparato Digestivo y Endoscopia Intervencionista del hospital alavés del grupo Vithas, será el profesional que desarrollará estas técnicas.

Con el fin de ofrecer al paciente un servicio integral y multidisciplinar antes, durante y después de la intervención, especialistas de Nutrición, Psicología, Cirugía Bariátrica y Cirugía Plástica, con amplia experiencia en el campo de la obesidad, colaboran con el doctor Marra-López a lo largo de todo el proceso.

Según datos de la OMS, la causa más frecuente del sobrepeso y la obesidad es un desequilibrio energético entre calorías consumidas y gastadas. Las personas con obesidad y sobrepeso corren el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes, trastornos del aparato locomotor e incluso algunos cánceres como, por ejemplo, el cáncer de colon.

En qué consiste el método APOLLO
El nuevo tratamiento denominado APOLLO, también conocido como Endo-Sleeve o manga gástrica endoscópica sin cirugía permite, gracias a herramientas técnicas endoscópicas de última generación, tratar la obesidad de forma más segura y menos invasiva, ya que se realiza por vía oral sin incisiones ni heridas.
 
Esta novedosa técnica endoscópica está destinada a pacientes con un sobrepeso superior a un IMC de 40, es mínimamente invasiva y se realiza sin cirugía. Se lleva a cabo en quirófano bajo anestesia general, con personal especialmente cualificado. La intervención tiene una duración de entre 60 y 90 minutos y permite reducir la capacidad del estómago por vía oral sin necesidad de abrir ninguna vía de acceso externa.

A través de un endoscopio especial, que transporta el instrumental desde la boca hasta el estómago, se realizan unas suturas en el interior de la pared del estómago que reducen la capacidad del mismo, lo que proporciona la aparición de una sensación de saciedad con la ingesta de poca cantidad de alimentos.
 
En qué consiste el método RECO
El método RECO, también conocido como Reparación Endoscópica de la Cirugía de la Obesidad, es una técnica endoscópica de sutura destinada a tratar pacientes con obesidad mórbida previamente intervenidos.

A lo largo de los años, es frecuente que se pierda la restricción que provoca, por ejemplo, un bypass gástrico, porque el conducto por el que los alimentos pasan por le estomago reducido hacia el final del intestino se haya dilatado y por lo tanto el paciente ya no tenga esa sensación de saciedad inicial y la operación realizada años atrás, cuyo objetivo principal era ese, ya no resulte tan efectiva y el paciente puede volver a recuperar el peso perdido.

En estos casos el paciente puede optar por someterse a una operación laparoscópica o bien optar por recurrir a técnicas endoscópicas para reparar los fallos del bypass, como por ejemplo el método RECO, que consigue de nuevo devolver la sensación de saciedad de una manera menos invasiva.

Esta intervención se realiza por vía oral-endoscópica y sin necesidad de realizar incisiones. Los tratamientos destinados a tratar la obesidad por vía endoscópica, al ser mínimamente invasivos, ofrecen beneficios sustanciales a los pacientes: reducen el dolor post-cirugía; al no haber heridas disminuye el riesgo de complicaciones potenciales (p.ej: infección); contribuye a la estética por ausencia de cicatrices; la recuperación es más rápida y las estancias hospitalarias son más cortas o en régimen ambulatorio.    


Añadir a TwitterAñadir a FacebookAñadir a Google Bookmarks