Sala de prensa

X
29.04.13

El Hospital Vithas San José pone en marcha una nueva técnica para tratar la Obesidad

Primer centro hospitalario de Álava que ofrece el método POSE

La reducción por vía endoscópica del estómago sin incisiones (método POSE) es un nuevo tratamiento, menos invasivo y más seguro, para tratar la obesidad

Según la OMS, las enfermedades cardiovasculares, diabetes, trastornos del aparato locomotor e incluso algunos tipos de cáncer son las consecuencias más comunes del sobrepeso y la obesidad


El Hospital Vithas San José, perteneciente al Grupo Vithas que cuenta en España con 10 hospitales, comienza 2013 ofreciendo una nueva técnica como tratamiento a la Obesidad. Se ofrecerá, por primera vez en un centro hospitalario alavés, el método POSE.

El Dr. Carlos Marra-López, especialista en Aparato Digestivo y Endoscopia Intervencionista, será el profesional que desarrollará esta técnica, amparado por otras especialidades como: Nutrición, Psicología, Cirugía Bariátrica y Cirugía Plástica, experimentados en el campo de la obesidad. Otros tratamientos que pueden realizarse en el Hospital San José son la implantación de balón intragástrico y la cirugía bariátrica laparoscópica.

Según datos de la OMS, la causa más frecuente del sobrepeso y la obesidad es un desequilibrio energético entre calorías consumidas y gastadas. Las personas con obesidad y sobrepeso corren el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes, trastornos del aparato locomotor e incluso algunos cánceres como, por ejemplo, el cáncer de colon.

El nuevo tratamiento denominado POSE (Primary Obesity Surgery Endoluminal o Cirugía Primaria Endoluminal de la Obesidad) que ahora ofrece el Hospital Vithas San José, permite, gracias a herramientas técnicas endoscópicas de última generación, tratar la obesidad de forma más segura y menos invasiva, ya que se realiza por vía oral sin incisiones ni heridas.

Según el Dr. Marra-López el método POSE está especialmente indicado para los pacientes con sobrepeso u obesidad con un índice de masa corporal (IMC) de entre 31 y 40 kg/m2 (un exceso de peso de unos 30 a 40 kilos), que es donde se obtienen mejores resultados. Además, es una técnica adecuada para personas que ya han intentado adelgazar antes con distintas dietas o incluso con otros tratamientos, pero que con el tiempo han recuperado el peso perdido, y para quien desee un tratamiento permanente en primera instancia o no quiera someterse a cirugías mayores. No se considera la solución adecuada para los pacientes con obesidad mórbida, en los que la cirugía bariátrica convencional es todavía la técnica de elección.

El método POSE
La selección del tipo de paciente adecuado es, de hecho, el primer paso del proceso. El equipo médico realiza una valoración del paciente multidisciplinar (digestiva, nutricional y psicológica) en consulta y posteriormente si se considera apto, este ha de realizar una serie de pruebas preoperatorias. Estas consisten en una analítica, una radiografía de tórax, una valoración anestésica, y según la edad y patologías del paciente, una prueba de tránsito o una gastroscopia de planificación preoperatoria.

La intervención, que se realiza con anestesia general, tiene una duración de entre 60 y 90 minutos y permite reducir la capacidad del estómago por vía oral sin necesidad de abrir ninguna vía de acceso externa.

A través de un endoscopio especial que transporta el instrumental desde la boca hasta el estómago, se realizan una serie de pliegues que consiguen reducir el tamaño y la capacidad del estómago, a la vez que enlentecen su vaciado. La vía endoscópica, al ser mínimamente invasiva, ofrece beneficios sustanciales a los pacientes: reduce el dolor post-cirugía; al no haber heridas disminuye el riesgo de complicaciones potenciales (p.ej: infección); contribuye a la estética por ausencia de cicatrices; la recuperación es más rápida y las estancias hospitalarias son más cortas o en régimen ambulatorio, permitiendo una rápida reincorporación laboral. Además, no deja cicatriz y solo requiere 12-24 horas de ingreso hospitalario.           
  
Tras recibir el alta médica, el paciente puede hacer una vida relativamente normal, sin necesidad de solicitar una baja médica. Un mes después, guiado por el equipo multidisciplinar de la Unidad de Obesidad del Hospital Vithas San José, el paciente podrá ingerir una dieta equilibrada convencional.

Para alcanzar los mejores resultados y un peso adecuado, es fundamental que tras la intervención el paciente adquiera unos hábitos alimenticios y de estilo de vida saludables, adaptando tanto la cantidad como la calidad de los alimentos ingeridos y también el nivel de ejercicio físico. Por eso, el programa de seguimiento es clave: el control posterior que requiere esta intervención es fundamental e incluye un año de seguimiento médico, nutricional y psicológico.
 
La experiencia en EE.UU y Europa con la técnica POSE ha tenido resultados altamente satisfactorios, ya que combinada con un adecuado seguimiento médico y apoyo al paciente, permite perder hasta un 45% del exceso de peso durante los seis primeros meses posteriores a la intervención.
 

Añadir a TwitterAñadir a FacebookAñadir a Google Bookmarks