Este sitio web utiliza cookies para asegurarse de obtener la mejor experiencia.
Si desea más información consulte nuestra política de cookies

Sala de prensa

X
16.02.16

Las mujeres también sufren de alopecia femenina

La alopecia androgénica femenina responde a una alteración de los receptores hormonales del pelo


Es más fácil frenar la caída que repoblar el cabello, por lo que es clave una intervención precoz

Los tratamientos debe ponerlos siempre un dermatólogo, porque depende de las características de la paciente
 
La alopecia no es solo cosa de hombres. Si bien socialmente está más aceptado que los hombres con la edad pierdan pelo, las mujeres también sufren de alopecia femenina. No se trata de una calvicie total como en el caso de los hombres, pero igualmente conlleva cierta estigmatización social. Por ello es importante que un especialista diagnostique si se trata de una pérdida de pelo normal o si puede tratarse de algo más y es necesario comenzar un tratamiento.

La doctora María Teresa Truchuelo, del Hospital Vithas Nuestra Señora de América, explica que en los casos de alopecia androgénica femenina “hay un trasfondo de una alteración a nivel de los receptores hormonales del pelo, que hace que se pierda densidad de pelo en unas localizaciones concretas, que normalmente corresponden a la zona central del cuero cabelludo”. Se trata por tanto de un proceso lento y progresivo y no lleva a la calvicie total como en los varones pero sí a que “el pelo sea más fino, menos denso y haya zonas que clareen”.  El Hospital Vithas Nuestra Señora de América pertenece al grupo sanitario Vithas que cuenta en España con 12 hospitales y 13 centros monográficos especializados Vithas Salud.

Diversidad de tratamientos

Respecto a qué se puede hacer ante estos casos, la doctora Truchuelo recuerda que siempre es más fácil frenar la caída que repoblar, por lo que “es importante identificarlo precozmente, porque así podemos poner tratamientos cuanto antes”.

Inicialmente se recurren a productos con efecto  vasodilatador local como el minoxidil, cuyo objetivo es que “llegue más flujo y el pelo esté más irrigado y sea más grueso”. Si esto no es suficiente, habrá que recurrir a tratamientos orales, que han probado ser eficaces, pero que serán diferentes según la mujer esté aún en edad fértil o si está ya atravesando la menopausia. Es importante recalcar en este punto que la paciente no debe tomar los tratamientos por cuenta propia, ya que “hay que saber cómo indicarlos y manejar los efectos secundarios si los hubiera”.

Además, tanto para diferenciar si se trata de una alopecia androgénica femenina o de otro tipo de caída, así como para saber cuál es el tratamiento más oportuno según sea la evolución de la paciente, la doctora Truchuelo aporta que “debe realizarse una dermatoscopia para que podamos ver el tamaño del folículo y hacer el mejor diagnóstico”, una razón más para salir de dudas y acudir al especialista.

El compromiso de Vithas: calidad, innovación y largo plazo

Vithas atiende anualmente a más de 2.000.000 de pacientes en sus 12 hospitales y 13 centros monográficos especializados denominados Vithas Salud. Los hospitales están ubicados en Alicante, Almería, Granada, Las Palmas de Gran Canaria, Tenerife, Lleida, Madrid, Málaga, Vigo y Vitoria-Gasteiz. Los centros Vithas Salud se encuentran en Málaga, Lleida, Almería y la provincia de Pontevedra, donde están emplazados los centros Vithas Salud Fisium de Pontevedra, Vilagarcía, Marín, Sanxenxo, A Estrada, Caldas de Reis y Vigo.

La apuesta de Vithas por una asistencia sanitaria de calidad va unida al compromiso de inversión permanente en mejora de infraestructuras y dotaciones tecnológicas. Con un modelo de crecimiento que se basa en la diversificación geográfica y la sostenibilidad, el grupo prevé consolidar su presencia nacional ya sea de manera orgánica o mediante adquisiciones.

Añadir a TwitterAñadir a FacebookAñadir a Google Bookmarks