Sala de prensa

X
11.03.16

El 80% de las enfermedades cardiovasculares se pueden evitar

El 14 de marzo se celebra el Día Europeo de Prevención del Riesgo Cardiovascular


Los problemas cardiovasculares constituyen la primera causa de muerte a nivel mundial según la OMS

La prevención y diagnóstico a partir de revisiones médicas periódicas evita episodios mortales como infartos e ictus

Las enfermedades cardiovasculares representan un alto riesgo para la salud por afectar al corazón y al sistema circulatorio, motores de todo el organismo. Para concienciar sobre la importancia de esquivar los factores de riesgo y prevenir problemas cardiovasculares, se ha instaurado el 14 de marzo como el Día Europeo de Prevención del Riesgo Cardiovascular.

Su importancia reside en que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las enfermedades de corazón y sistema circulatorio son la primera causa de muerte a nivel mundial. En España, también ocupan el primer lugar en cuanto a mortalidad, llegando a un 30% de defunciones provocadas por dolencias cardiovascular.

El doctor Andrés Íñiguez Romo, presidente de la Sociedad Española de Cardiología que desarrolla su actividad privada en el Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima, defiende la importancia de conocer qué factores dañan el corazón, las arterias y las venas para prevenir futuros problemas cardiovasculares. El Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima pertenece al grupo sanitario Vithas que cuenta con 25 centros en toda España: 12 hospitales y 13 centros monográficos denominados Vithas Salud.

A pesar de ser la primera causa de muerte por enfermedad a nivel mundial, las enfermedades cardiovasculares no suponen un problema irresoluble. Todo lo contrario. El 80% de las muertes por estas dolencias cardiacas podría ser evitado adoptando un modelo de vida saludable.

Según el doctor Íñiguez: “la mayor incidencia de infartos de miocardio y accidentes vasculares cerebrales en la sociedad actual se derivan de hábitos de vida negativos para la salud, como son el tabaquismo, el mal control de la hipertensión arterial, de la diabetes, la obesidad y la vida sedentaria”.

Qué son y por qué se producen

En el grupo de las enfermedades cardiovasculares se encuentran los procesos que afectan al corazón y arterias (angina de pecho, infarto agudo de miocardio, insuficiencia cardiaca, enfermedades valvulares, del miocardio, etc...) y las enfermedades cerebrovasculares (por causa isquémica o hemorrágica), fundamentalmente ligadas al mal control de la hipertensión arterial.

En general la causa común de las enfermedades isquémicas cardiacas, es la obstrucción ateromatosa que impide que la sangre circule de forma correcta por los vasos sanguíneos, por acumulación de grasa en la pared de las arterias.

La cardiopatía isquémica puede manifestarse como una muerte súbita, como un infarto agudo de miocardio, como angina de pecho o como isquemia silente.

Cada año se producen en España más de 20.000 infartos de miocardio. La presencia de angina de pecho (dolor opresivo en el centro del pecho, irradiado a brazo o muñeca izquierda, al realizar ejercicio o incluso en reposo), es un síntoma que debe alertar sobre el desarrollo de un problema cardiovascular y la obstrucción de los vasos sanguíneos.

Será el diagnóstico por parte de los profesionales médicos la herramienta que permita llegar a una identificación certera del problema y a iniciar el tratamiento adecuado, señala el doctor Íñiguez.

En el caso de la enfermedad cerebrovascular, cuando sucede el proceso más grave, el ictus, se experimenta una súbita pérdida de fuerza muscular en un brazo o un lado de cuerpo (brazo y pierna izquierda , o brazo y perna derecha), así como dificultad para hablar o comprender, desviación de la comisura bucal hacia un lado, dificultad para caminar y coordinar los movimientos, incluso puede venir acompañada de pérdidas de conciencia.

Desde las unidades especializadas de Vithas, los profesionales médicos recurren al diagnóstico y la cirugía para prevenir que ese riesgo cardiovascular derive en episodios mortales. Por medio de intervenciones poco invasivas se restaura el estado de venas y arterias para evitar que el sistema circulatorio deje de funcionar.

Factores de riesgo

Existen factores de riesgo intrínsecos al propio individuo. Es el caso de la herencia genética, sobre los que poco se puede hacer. Pero otros, como la diabetes, enfermedad por la cual la glucosa se acumula en la sangre dañando los vasos sanguíneos, requieren un estricto control y tratamiento.

Los factores de riesgo más peligrosos son precisamente aquellos sobre los que podemos actuar. Aquellos que dependen de los hábitos de vida y las decisiones con respecto a la salud propia.

Por un lado, la vida sedentaria ausente de actividad física y alejada de una alimentación saludable aumentará el riesgo de que se acumule la grasa en arteriasademás de propiciar unos mayores niveles de colesterol en sangre.

Por el otro, los hábitos nocivos como el tabaco o el consumo de drogas afectan al corazón y a su correcto funcionamiento, haciéndolo más sensible a sufrir enfermedades cardiovasculares.

Recomendaciones para el cuidado del corazón y los vasos sanguíneos 

Como especialista en las enfermedades cardiovasculares, el doctor Íñiguez Romo traslada los siguientes consejos para cuidar la salud del aparato circulatorio:

  • Abandonar el tabaco: las personas fumadoras que se encuentren en una situación de riesgo deben abandonar el hábito.
  • Cambiar la alimentación: modificando los hábitos alimentarios con el mínimo consumo de grasas, a menos del 30% del total de calorías (y fundamentalmente como grasas poliinsaturadas, de origen vegetal). Se recomiendo el consumo de frutas y verduras así como una reducción de la sal en las comidas.
  • Practicar actividad física: una rutina de al menos 30 minutos de actividad física moderada (caminar a buen paso) cada día potenciará el buen estado de salud.
  • Control de la tensión arterial: se debe ser consciente de los niveles de tensión arterial para tomar las medidas necesarias hasta alcanzar unos valores saludables.
  • Control de la glucemia, y tratamiento con control estricto de la diabetes.
  • Mantener el peso ideal, evitando la obesidad.
  • Mantener actitudes vitales positivas y combatir el estrés.
 

Añadir a TwitterAñadir a FacebookAñadir a Google Bookmarks