Sala de prensa

X
31.03.16

Diferencias entre alergias e intolerancias alimentarias

Opinión de la doctora Silvia Lara, alergóloga del Hospital Vithas Montserrat


A menudo, la alergia a los alimentos se confunde con una intolerancia alimentaria. Sin embargo, ambas afecciones poseen diferentes causas y síntomas, afectando ambas cada vez a un número mayor de personas.

Diferencias entre alergia alimentaria (AA) e intolerancia alimentaria (IA)

Cualquier reacción anómala producida por la ingestión de un alimento, se denomina reacción adversa alimentaria (RAA), Las reacciones adversas alimentarias pueden ser:

  • tóxicas: aquellas que afectan a cualquier individuo cuando se administra una dosis suficiente.
  • no tóxicas: dependen de la susceptibilidad del individuo. Dentro de éstas encontraremos las reacciones de alergia alimentaria (AA) que están mediadas por mecanismos inmunológicos y las de intolerancia alimentaria (IA) que no lo están.
La mayor parte de reacciones de AA están mediadas por IgE, que son unos anticuerpos que el organismo ha creado frente a una alimento (alérgeno) en un contacto previo con el mismo (sensibilización a dicho alimento).

Cuando nosotros volvemos a ingerir ese alimento, los anticuerpos (IgE) que se han creado previamente frente a él, lo reconocen, activando una serie de células que secretarán las sustancias responsables de la reacción alérgica.

Por su parte las intolerancias alimentarias (IA), producidas por un mecanismo no Inmunológico, consisten en alteraciones del organismo por las cuales “los alimentos no son asimilados de forma correcta”. Pueden deberse a:

  • causa enzimática: existe una imposibilidad de metabolizar ciertas sustancias presentes en alimentos, debido a déficit enzimáticos. Por ejemplo el déficit de lactasa, da lugar a la intolerancia a la lactosa.
  • causa farmacológica: debida a reacciones anómalas a sustancias presentes en ciertos alimentos (quesos fermentados, vino, chocolate..). Las sustancias principalmente involucradas son aminas vasoactivas (histamina, tiamina…), metilxantinas (cafeína..), capsaicina, alcohol.
  • causa indeterminada: la población ha aumentado su exposición a una gran cantidad de aditivos y contaminantes, presentes particularmente en los alimentos procesados.
Síntomas producidos por AA/ IA

Las reacciones alérgicas alimentarias (la mayor parte IgE mediadas) provocan síntomas inmediatos (generalmente de minutos a menos de 1-2 horas), pueden ocurrir con cantidades mínimas de alimento y los síntomas que producen pueden variar dependiendo del órgano implicado.

Así, pueden aparecer reacciones en la piel de tipo urticaria, acompañadas o no de angioedema (hinchazón de labios, párpados...) , manifestaciones respiratorias de vías altas (congestión, nasal, estornudos, rinorrea acuosa) o bajas( pitidos al respirar, tos seca, ahogo). 

Generalmente las manifestaciones respiratorias no se presentan solas sino acompañando las manifestaciones cutáneas previas o digestivas ( dolor abdominal, vómitos, diarreas) o manifestaciones cardiovasculares como bajada de tensión, inestabilidad o pérdida de conocimiento.

La reacción alérgica de mayor gravedad se denomina anafilaxia, en la que se produce con gran rapidez la aparición de las diferentes manifestaciones descritas, con afectación de más de un órgano diana y en la cual se puede poner en peligro la vida del paciente siendo potencialmente mortal.

Los síntomas de las intolerancias (IA) están en su mayoría relacionados con el aparato digestivo, por la incapacidad de éste para asimilar los alimentos. Siendo los síntomas más frecuentes dolor abdominal, nauseas, vómitos, diarreas...

En ocasiones los pacientes pueden comer pequeñas cantidades de esos alimentos sin presentar problemas.

Diagnóstico de AA/IA

El alergólogo es el único profesional cualificado para el diagnóstico de la alergia alimentaria. Para ello realiza primeramente una historia clínica en la que trata de identificar y relacionar la clínica que el paciente refiere con el/ los alimentos.

Después trata de identificar si existe realmente una sensibilización al alimento sospechoso, realizando para ello pruebas cutáneas (prick) con extractos comerciales estandarizados, pruebas cutáneas con el alimento en fresco (prick-prick) y determinación en sangre de anticuerpos IgE específicos frente al alimento.

En ocasiones es necesario hacer una prueba de exposición controlada (test de tolerancia) con el alimento sospechoso de causar los síntomas clínicos, de forma preferente se realiza en un medio hospitalario.

Existen actualmente “métodos” que pretenden ser diagnósticos para la alergia alimentaria (AA), se trata de métodos diagnósticos no validados por la comunidad científica, ya que no han demostrado hasta el momento validez contrastada y sobre los cuales la Societat Catalana d’Al•lèrgia i Inmunología Clínica emitió ya una declaración de postura en 2008.

Entre estos métodos se encuentran pruebas citotóxicas (test de Alcat, NOVO.), test de determinación de IgG específicas (“test de intolerancia alimentaria”), así como la cinesiología aplicada, biorresonancia , prueba electrodérmica...

Así pues, a día de hoy no existe ningún método diagnóstico “complementario” o “alternativo” a los ya explicados, que pueda ayudar en el diagnóstico de la AA.

Estos métodos pueden causar falsos diagnósticos y tratamientos inadecuados, aumentando la confusión entre los pacientes.

En el caso del diagnóstico de las IA, en función de la historia clínica referida por el paciente al médico especialista, se pueden solicitar diversos análisis que pueden acompañarse en algunos casos de pruebas de mayor calado como biopsias digestivas.

Tratamiento AA/ IA

El tratamiento de la AA se basa por una parte en la eliminación estricta en la dieta, del alimento responsable y por otra en el tratamiento de los síntomas que puedan aparecer ante una ingesta accidental.

Actualmente se está tendiendo a realizar una conducta activa frente a la conducta pasiva de evitación, en algunas alergias alimentarias, donde se han desarrollado protocolos de inducción de tolerancia (fundamentalmente para pacientes alérgicos a proteínas de la leche y el huevo) en los cuales se logra en un alto porcentaje la desensibilización a los mismos, en edad infantil.

Se está desarrollando también en relación con otros alimentos pero no tienen una estandarización adecuada por el momento, por lo cual está menos implantado.

Para el tratamiento de los síntomas causados por una ingesta accidental, los pacientes deberían llevar encima un “kit” de tratamiento, éste dependerá de la clínica presentada pudiendo llevar en él antihistamínicos, corticoides, broncodilatadores y adrenalina.

En este sentido es importante “educar” a los pacientes en el reconocimiento de los síntomas, así como en el manejo de los autoinyectores de adrenalina, que es el tratamiento específico y de primera línea en el tratamiento de la anafilaxia, reacción que como ya se ha explicado puede comprometer la vida del paciente, algo que no ocurre en los pacientes con intolerancia alimentaria (IA).

En las intolerancias (IA) la evitación del alimento o grupo alimentario será el principal tratamiento, aunque en función del grado de intolerancia, (por ejemplo en la intolerancia a lactosa), pueden tolerar la ingesta de pequeñas cantidades sin presentar clínica.

Recomendaciones para pacientes con AA

La educación en estos pacientes es fundamental para la prevención de reacciones futuras. Por ello debe recibir información sobre su enfermedad, sus consecuencias, el reconocimiento de los síntomas de AA y las medidas de auto tratamiento si fuese necesario.

Debe replantearse el hábito dietético, teniendo especial precaución en aquellas comidas que se realicen fuera de casa y ante la duda solicitar información fidedigna sobre los ingredientes de los platos que se van a consumir.

Leer el etiquetado de productos manufacturados y familiarizarse con la denominación técnica o científica de los alimentos a los que es alérgico.

Conocer las reactividades cruzadas que pueden existir entre diferentes alimentos que presentan proteínas estructuralmente similares, ya sean de la misma o diferente familia taxonómica.

Cuando la lista de alimentos a evitar es amplia, una visita al dietista es importante para que recomiende alimentos que puedan suplir nutricionalmente los déficits que pudieran derivarse de la evitación de los alimentos a los que es alérgico.

Cifras
  • Aproximadamente un 20% de la población presenta durante su vida una reacción adversa alimentaria.
  • Más de 17 millones de personas en Europa padecen alergia alimentaria. De estas, 3, 5 millones tienen menos de 25 años.
  • La alergia alimentaria es la principal causa de anafilaxia en niños de 0 a 14 años.
  • La alergia alimentaria en España se ha duplicado en poco más de un decenio.
  • La frecuencia de reacciones de intolerancia es de 5 a 10 veces mayor que las de tipo alérgico.

Añadir a TwitterAñadir a FacebookAñadir a Google Bookmarks