Sala de prensa

X
31.07.13

Una niña de Togo recupera la movilidad de su mano derecha gracias a la solidaridad de los médicos del Hospital Vithas Nuestra Señora de La Salud

La intervención, realizada por la doctora Carmen Huertas, ha consistido en liberar la mano del antebrazo y dotarlos de movilidad gracias a un injerto de piel de la propia paciente.

Un equipo médico del Hospital Vithas Nuestra Señora de la Salud, perteneciente al grupo Vithas, que cuenta en España con 10 hospitales, ha cedido su tiempo y su experiencia de manera altruista para operar a una niña de 5 años de Togo que presentaba una pérdida de funcionalidad de su miembro superior derecho. Este problema afectaba a su mano, muñeca, antebrazo y codo, lo que le impedía llevar una vida normal. La doctora Carmen Huertas Bueno, especialista en Cirugía Plástica-Reparadora y Estética, conoció la situación de la pequeña y decidió solucionar sus problemas de incapacidad. La niña, que vino a España dentro del programa Viaje hacia la Vida que desarrolla la Fundación Tierra de hombres, fue operada el pasado día 15 de julio.

La niña sufrió hace dos años una quemadura en la mano que, al dejarse curar por sí sola, dio lugar a un muñón con los dedos pegados entre sí, excepto el pulgar y que, a su vez, se encontraba doblada y pegada al antebrazo. Para recuperar de modo progresivo la correcta funcionalidad de las partes afectadas, la doctora Carmen Huertas realizó una cirugía de tres horas con anestesia general donde se liberó la mano, se separaron los dedos, se dotó de movilidad a la muñeca y se aportó la piel que faltaba. El injerto de dermis en la zona, proveniente de la zona abdominal de la propia paciente, ha sido determinante porque permitirá el crecimiento adecuado del brazo y su progresiva recuperación.

El postoperatorio ha transcurrido con normalidad, y el equipo médico del Hospital Vithas Nuestra Señora de La Salud se ha ocupado de supervisar su evolución y realizar las curas habituales tras este tipo de intervenciones. El siguiente paso consistirá en colocar una férula que empuje poco a poco el brazo facilitando su correcta ubicación y permitiendo que el miembro sea funcional.

Además, la paciente sufre una retracción en el codo provocada por el crecimiento anormal del miembro desde que sufrió la quemadura y que le impide realizar los movimientos rotatorios necesarios. Esta retracción requerirá, más adelante, una nueva cirugía en la que también colaborará el hospital granadino.
El objetivo de los médicos es conseguir que la niña recupere la movilidad y la funcionalidad de la mano, para lo que se irán evaluando progresivamente sus necesidades y así determinar la mejor recuperación de la paciente.

Acerca de la Fundación Tierra de Hombres

La Fundación Tierra de hombres - España se creó en 1994 dentro del Movimiento Internacional Terre des hommes, originado en Lausanne (Suiza) en 1960 y forma parte de la Federación Internacional Tierra de hombres, segunda agrupación mundial de ONGD de atención a la infancia.

Con más de veinte galardones por su labor humanitaria y su defensa de los derechos de la infancia y reconocida por la revista Global Journal como una de las 100 mejores ONG a nivel mundial, Tierra de hombres - España actúa en tres niveles: salud materno-infantil, protección de la infancia y promoción de los derechos de infancia a través de proyectos de cooperación al desarrollo ejecutados en países de Asia, África y América Latina. Siguiendo los principios de la Convención sobre los Derechos del Niño de las Naciones Unidas de 1989 y la Carta Fundacional, Tdh - España tiene como objetivo, promover el desarrollo de la infancia más desfavorecida defendiendo sus derechos, sin discriminación de orden político, racial, confesional y de sexo.

El programa "Viaje hacia la Vida”, facilita desde 1995 el traslado a España de niños y niñas procedentes de países africanos con un bajo índice de desarrollo (Togo, Benin, Mauritania, Senegal, Marruecos y Guinea Conakry) para ser intervenidos de diferentes y graves patologías como cardiopatías, traumatología, urología, quemados o maxilofacial, por carecer en sus países de origen de las infraestructuras sanitarias especializadas y de los recursos necesarios para su tratamiento. Gracias a una gran cadena solidaria en la que colaboran hospitales, equipos médicos, voluntariado y familias de acogida, casi 600 menores han podido ser operados a nivel nacional y ya están de vuelta con sus familias de origen.

Añadir a TwitterAñadir a FacebookAñadir a Google Bookmarks