Este sitio web utiliza cookies para asegurarse de obtener la mejor experiencia.
Si desea más información consulte nuestra política de cookies

Sala de prensa

X
03.04.14

La Orquesta Ciudad de Granada (El Corazón de la OCG) visita la Unidad de Trastornos de la Conducta Alimentaria del Hospital Vithas Nuestra Señora de la Salud

El lunes 7 de abril a las 11:00 h., y dentro del proyecto social “El corazón de la OCG”, el Cuarteto de cuerda “Bohemia”, formado por músicos de la Orquesta Ciudad de Granada, dará un concierto para pacientes con trastornos alimentarios ingresados en la Unidad de Trastornos de la Conducta Alimentaria (UTA) y sus familiares, con obras de Mozart: Pequeña Serenata Nocturna y Dvorak: Cuarteto Americano.


En una segunda etapa, los músicos de la OCG, realizarán junto con los profesionales de la Unidad de Trastornos alimentarios dos talleres, en diferentes fechas, para pacientes ingresados. En un primer taller, José Luis Estellés, solista de clarinete de la OCG, presentará instrumentos de la familia del clarinete. El sonido cálido de este instrumento y la vibración producida por el aliento humano, relacionan muy íntimamente al intérprete con la persona que está escuchando. El segundo taller será con un instrumento de cuerda, un violonchelo, presentado por Kathleen Balfe, solista de chelo de la OCG. Los violonchelos son el instrumento musical más parecido a la voz humana y activan las "zonas medias" del cuerpo; van directos al corazón. Abrir el corazón es abrirse a la calidez, a la empatía, a la compasión, al amor. Y, esto, es sanar.
 
La música como terapia, como herramienta para ayudar en los procesos de sanación, coexiste con el ser humano a lo largo de toda su historia. Ya en la prehistoria aparece en rituales mágico-religiosos y de curación, pasando por todas las culturas y todos los tiempos, por ejemplo los hebreos la usaban en ritos para favorecer la fertilidad de las mujeres y en casos de problemas mentales y físicos, con los griegos Pitágoras postuló la relación entre la música y las matemáticas, afirmando que la enfermedad mental era el resultado de un desorden armónico o musical del alma.
 
Fue en el siglo XX  cuando la disciplina que vendría a llamarse Musicoterapia comenzó a estudiarse de una forma más profunda. El origen de esta terapia encuentra su fundamento a partir de la segunda guerra mundial cuando un grupo nutrido de voluntarios fueron a los hospitales a cantar y tocar instrumentos y melodías agradables para los enfermos y los médicos y enfermeras encontraron importantes y significativas mejoras en los pacientes hospitalizados.
 
Las pacientes que sufren de Trastornos de la Conducta Alimentaria, y hablamos en femenino porque siguen siendo una enorme mayoría, suelen presentar entre otros muchos síntomas, alimentarios, orgánicos, emocionales, y conductuales, serias dificultades en el reconocimiento y expresión de emociones. Esta dificultad, llamada alexitimia limita sus vidas de una forma bastante dramática. Viven desconectadas de sí mismas, desconocedoras y temerosas de sus propias emociones y necesidades. Y esta dificultad también ocurre a nivel interpersonal: es  muy complicado el reconocimiento de las emociones de los demás. Poco a poco este problema junto con otros factores les va  minando la autoestima, abocándolas al aislamiento social y a un profundo sufrimiento.
 
La música como proceso coadyuvante en su tratamiento, es una gran facilitadora de la expresión de problemas, preocupaciones, miedos, aliviando bloqueos y disminuyendo la ansiedad social y el aislamiento.
 
La Unidad de Trastornos de la Conducta Alimentaria (UTA) es un lugar de tratamiento que desde el año 1997 atiende a pacientes aquejados de algún tipo de trastorno alimentario. Está formada por un equipo multidisciplinar, médico nutricionista, psiquiatra, psicóloga, monitora ocupacional y personal de enfermería y auxiliares con amplio conocimiento en el manejo y tratamiento de estos trastornos. La experiencia y los resultados clínicos a lo largo de estos años han sido altamente satisfactorios.

Añadir a TwitterAñadir a FacebookAñadir a Google Bookmarks