Sala de prensa

X
06.07.16

El calor aumenta los síntomas de la insuficiencia venosa crónica

Es una patología que en España afecta a un 30% de los adultos y un 60% de ellos no está diagnosticado


El calor puede favorecer la aparición de complicaciones agudas de las varices

Es importante no tomar el sol de forma prolongada en las piernas


Madrid, 06 de julio de 2016.- Las varices no son sólo estética, ese es el concepto que cada vez más expertos insisten en remarcar. La insuficiencia venosa crónica (IVC) es, de hecho, una patología con una importante incidencia en España, puesto que según datos del Capítulo Español de Flebología y Linfología (CEFyL), afecta a un 30% de los adultos y un 60% de ellos no está diagnosticado. Especialmente mujeres.

Si bien los motivos por los que aparecen estas varices son diversos, y pueden ser incluso de origen genético, sí es cierto que hay ciertos factores externos como el pasar mucho tiempo sentado, la ropa ajustada o incluso un embarazo o los anticonceptivos hormonales que pueden provocar su aparición. Aunque una de las principales causas, y sobre todo en estas fechas, es el calor.

El doctor Agustín Arroyo Bielsa,  jefe de servicio de la Unidad de Angiología, Cirugía vascular y Endovascular en el Hospital Vithas Nuestra Señora de América, explica que las altas temperaturas dificultan la circulación de la sangre en las piernas porque “el calor dilata las venas, aumenta la capacidad de éstas para retener volumen de sangre y se enlentece el retorno venoso”

El Hospital Vithas Nuestra Señora de América pertenece al grupo sanitario Vithas que cuenta en España con 12 hospitales y 13 centros monográficos especializados Vithas Salud.

Evitar exposiciones prolongadas el sol

Si bien muchas veces no podremos evitar las altas temperaturas, sí que podemos tener en cuenta que, como insiste el doctor “una exposición prolongada al sol o al calor en general, aumenta los síntomas de la insuficiencia venosa crónica derivados del estancamiento venoso como la pesadez, el edema y el dolor”, por lo que es importante evitar tomar el sol de forma prolongada en las piernas.

Igualmente, para las personas que ya padecían de varices, puede darse la situación de que el calor agudice las mismas. Si aparecen molestias, será recomendable intentar mejorar nuestra circulación con consejos como dormir con los pies un poco en alto, evitar ropa ajustada, además de practicar ejercicio moderado. En algunos casos, previa valoración por el especialista, puede ser necesaria la toma de fármacos venotónicos.

En las pacientes más complejas, esta agudización supondrá la necesidad de una valoración médica, para ver si es necesario intervenir las varices. No hay que perder de vista que, de no tratarlas, pueden derivar en problemas como tromboflebitis, trombosis venosa o varicorragias, es decir, sangrados. Hoy en día existen opciones terapéuticas para el tratamiento de varices tronculares, que se pueden practicar en verano, como el sistema de pegamento Vensaseal. No requiere el uso de media elástica terapéutica y no tiene riesgo de pigmentaciones.
 

Añadir a TwitterAñadir a FacebookAñadir a Google Bookmarks