Sala de prensa

X
17.01.17

Desmontando mitos sobre la mamoplastia, la cirugía de reducción de pecho

El problema de volumen excesivo en la zona mamaria se puede solucionar mediante esta intervención. El resultado ha de ser equilibrado, por ello la intervención se planifica previamente. Es una cirugía estética que persigue lograr un resultado armónico.


Madrid, 17 de enero de 2017.- El exceso de volumen en la zona mamaria afecta a muchas mujeres y puede acarrear una serie de inconvenientes en su vida cotidiana. Dentro de ese volumen excesivo podemos distinguir entre hipertrofia mamaria, que sería un volumen superior a los estándares, pero dentro de unos límites razonables, y gigantomastia, que hace referencia a volúmenes muy excesivos.

En ambos casos es posible reducir este exceso de volumen mamario mediante una mamoplastia, una intervención estética que permite obtener una talla armonizada y acorde con el resto del cuerpo. Como señala la doctora Teresa Távora, especialista en cirugía plástica en el Hospital Vithas Nuestra Señora de América “además de reducir el volumen mediante la mamoplastia, corregimos el problema del pecho caído mediante la mastopexia, de manera que se lleva la mama a la posición estándar y, con ello, el complejo areola-pezón queda centrado en la mama”.

Previamente a la operación, y al margen de los estudios preoperatorios necesarios, que incluirían una ecografía, una mamografía y un estudio mamario, el equipo de cirugía plástica realiza las mediciones de la mama, una parte fundamental para llevar a cabo el diseño y poder realizar una reconstrucción armónica y adaptada al cuerpo de la mujer. El Hospital Vithas Nuestra Señora de América pertenece al grupo sanitario Vithas que cuenta en España con 12 hospitales y 13 centros especializados denominados Vithas Salud.

Dudas frecuentes sobre la mamoplastia
La doctora Teresa Távora responde a las dudas más frecuentes en torno a esta intervención.

-¿Es una cirugía puramente estética?
Sí, lo es, puesto que el volumen excesivo de pecho no produce ninguna enfermedad asociada.

-¿La mamoplastia elimina los dolores de espalda?
No directamente, puesto que tampoco los provoca. El problema de espalda asociado al volumen de pecho excesivo suele estar ocasionado por la postura que adquiere la persona, un tanto encogida. Lo habitual es retirar unos 300 o 500 gramos de media en cada pecho, un peso que no va a afectar a nuestra columna.

-¿Es una cirugía similar a la de aumento de pecho?
La intervención es mucho más compleja. La duración media es de 4 o 5 horas. La parte más complicada es la recolocación de la areola-pezón. Se moviliza manteniendo un pedículo, de modo quede conservada la vascularización. Este caso sería para recolocaciones de una medida estándar. Si la distancia es mayor, utilizaremos la técnica de injerto libre de areola. Todo ello se planifica previamente, cuando se aborda el diseño, teniendo en cuenta las mediante de la paciente.

-¿La parte eliminada y que produce el exceso de volumen es grasa?
Se elimina glándula mamaria y grasa. En personas de edad más avanzada es frecuente un mayor volumen de grasa debido a que, con el paso de los años, la glándula mamaria se atrofia.

-¿Se requieren muchos cuidados posteriores?
Durante el postoperatorio el único cuidado imprescindible es el uso de un sujetador con unas características especiales que permiten que la mama quede en su sitio. También, como en todas las cirugías que afectan a la región torácica, se recomienda no hacer esfuerzos ni coger peso durante las primeras semanas.
 

Añadir a TwitterAñadir a FacebookAñadir a Google Bookmarks