Este sitio web utiliza cookies para asegurarse de obtener la mejor experiencia.
Si desea más información consulte nuestra política de cookies

31.08.15

La depresión postvacacional “no es una enfermedad, se trata de un proceso de adaptación que en ocasiones resulta duro”

Mantener rutinas durante las vacaciones, planificar la reincorporación laboral y mantener una buena actitud en el trabajo, claves para evitar el síndrome postvacacional


El psicólogo del Hospital Vithas Pedro Santamaría asegura que la depresión o síndrome postvacacional “no es una enfermedad; más bien se trata de un proceso de adaptación a la rutina que, en ocasiones, puede resultar duro y cargante”. Así lo asegura en un post publicado hoy en el blog del Hospital (http://hospitalvithasfatima.com) titulado “el duro adiós a las vacaciones de verano”. El Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima pertenece al grupo Vithas que cuenta en toda España con 25 centros: 12 hospitales y 13 centros altamente cualificados denominados Vithas Salud.

Según Pedro Santamaría Gargamala, “cuando volvemos a nuestro entorno laboral y a nuestras obligaciones, debemos hacerle frente a una rutina más ajustada y firme. A simple vista todo nos resulta más pesado y que requiere una mayor concentración y esfuerzo, lo que puede interferir severamente en nuestra operatividad y calidad de trabajo”, afirma.

El psicólogo del Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima cree que “volver a incidir con las presiones y obligaciones diarias puede tener consecuencias negativas en la salud, como el aumento de la ansiedad. La ansiedad, aunque sea un fenómeno que de alguna forma u otra, nos ocurre a todas las personas, en ocasiones puede derivar negativamente en sensaciones corporales y pensamientos automáticos que nos generan malestar”.

En este sentido, señala que el síndrome o depresión postvacacional “No se considera una enfermedad, pues no existe un consenso de especialistas que haya definido este fenómeno; más bien se trata de un proceso de adaptación a la rutina que, en ocasiones, puede resultar duro y cargante. Si bien la Sociedad Española de Neurología (SEN) estima que un 35% de trabajadores ente 25 y 40 años podría sufrir este malestar en la reincorporación, la mayoría de las personas aprende a convivir con ello. Conocer qué es lo que activa nuestro malestar, ya sea una persona de nuestra empresa, la excesiva carga de tareas, la dificultad del encargo o la responsabilidad que conlleva, nos va a permitir adaptarnos y buscar soluciones”, dice en la última entrada registrada del blog hospitalvithasfatima.com.

Para hacer frente a esos síntomas, Santamaría Gargamala propone tres acciones: mantener ciertas rutinas durante las vacaciones; planificar la reincorporación laboral y mantener en el trabajo una buena actitud.

Así, la primera medida preventiva pasa por mantener ciertos hábitos y rutinas, así como tener los horarios de sueño fijos para no alterar nuestro reloj biológico, así como las actividades placenteras de ocio anteriores a las vacaciones.

Justo antes de volver a la rutina invernal, es aconsejable planificar la incorporación al trabajo antes de que las vacaciones finalicen, a ser posible media semana antes, para que ese comienzo sea progresivo. “De esta manera, será más fácil cumplir de manera estricta el horario laboral y no hacer el primer día una jornada extremadamente larga”, asegura Pedro Santamaría.

Ya una vez incorporado al trabajo diario, es conveniente mantener una actitud positiva: Intentar distinguir los momentos buenos y malos en el trabajo, dejando de lado los segundos y centrarse concienzudamente en cuáles son los desencadenantes de estos buenos momentos, poner todo de nuestra parte para que surjan más a menudo; charlar con los compañeros, amigos y familiares para así socializar y amenizar las horas de trabajo; estar animado y tener planes al salir de la oficina o de las clases, para así realizar algunas actividades que no estén sujetas a la rutina diaria y también nos den una excusa para desligarnos y olvidarnos de nuestras tareas.

Finalmente, este psicólogo del Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima recomienda que “si aparecen síntomas más severos, como tristeza excesiva o ideas extrañas e inadecuadas, si ve que el malestar le impide desarrollar su rutina diaria, probablemente no tenga que ver con el estado postvacacional, aunque coincida en el tiempo, y sea preciso la consulta con un profesional de la salud mental”.

Sobre el Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima

El Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima se fundó en 1963. Actualmente cuenta con una superficie de 25.000m2, y pone a disposición de sus pacientes un equipamiento sanitario compuesto, entre otros, de 189 camas, 10 quirófanos (2 de CMA), 7 camas de UCI, dos piscinas de hidroterapia, tres gimnasios y 28 cabinas de fisioterapia.

Además, entre las especialidades que presta, figuran Traumatología, Unidad de Lesionados de Tráfico, Rehabilitación, Cirugía General y Digestiva, Ginecología y Obstetricia, Cirugía Maxilofacial, Plástica y Reparadora, Cirugía Cardiaca, Cirugía Torácica, Cirugía de la Mano, Medicina Interna, Medicina Nuclear, Neurocirugía, Odontología, Oncología Médica, Psiquiatría, Unidad del Sueño, Unidad de Medicina Estética, y la citada Unidad de Reproducción Humana Asistida. Dispone, además, de un área materno infantil desde la que se está impulsando la acreditación del Hospital como Amigo de la Infancia, de acuerdo con los criterios de UNICEF.

El compromiso de Vithas: estabilidad, inversión permanente y largo plazo

Vithas atiende anualmente a más de 2.000.000 de pacientes en sus 12 hospitales y 13 centros monográficos altamente especializados denominados en Vithas Salud. Los hospitales están ubicados en Alicante, Almería, Granada, Las Palmas de Gran Canaria, Tenerife, Lleida, Madrid, Málaga, Vigo y Vitoria-Gasteiz. Los centros Vithas Salud se encuentran en Málaga, Lleida, Almería y la provincia de Pontevedra, donde están emplazados los centros Vithas Salud Fisium de Pontevedra, Vilagarcía, Marín, Sanxenxo, A Estrada y Caldas de Reis.

La apuesta de Vithas por una asistencia sanitaria de calidad va unida al compromiso de inversión permanente en mejora de infraestructuras y dotaciones tecnológicas. Con un modelo de crecimiento que se basa en la diversificación geográfica y la sostenibilidad, el grupo prevé consolidar su presencia nacional ya sea de manera orgánica o mediante adquisiciones.

Añadir a TwitterAñadir a FacebookAñadir a Google Bookmarks