Saltar al contenido principal
Contacta con nosotros
Testimonios Detalle

Óscar Gil

40 años. Madrid

Artroscopia de hombro

Descripción del caso

Artroscopia de hombro

Profesional que atendió al paciente

Dr. David Cimas Hernández

Traumatología

Traumatología y Cirugía Ortopédica

Vithas Hospital Nuestra Señora de América

Calle Arturo Soria, 103-105

Seguimiento del caso
Problema


El paciente cuenta que tuvo una aparatosa caída mientras hacía deporte con la bicicleta de montaña, donde tuvo un traumatismo importante que le provocó una fisura en el húmero, rotura del cartílago y una luxación, esta vez mucho más agresiva, que ya venía padeciendo en otras ocasiones. Confirmado el diagnóstico tras resonancia magnética y TAC, se le informó sobre el proceso quirúrgico de reparación.

Solución


Solicitamos sistemáticamente RM y TAC para definir la lesión y prever la reparación. En este caso, confirmamos con la RM una lesión del labrum glenoideo anteroinferior, lesión característica en las luxaciones de hombro. El labrum es una estructura fibrocartilaginosa que funciona a modo de tope anterior que evita la salida por delante de la cabeza del húmero.  En pacientes jóvenes con lesiones del labrum existe un riesgo aumentado de luxación recidivante con la práctica de actividades deportivas. Mediante TAC descartamos la presencia de defectos óseos que pudieran condicionar la técnica quirúrgica.
 
Realizamos un reanclaje artroscópico del labrum en su posición anatómica, con un efecto de retensado de los ligamentos glenohumerales, que suelen presentar cierta laxitud como consecuencia de las luxaciones repetidas. Finalmente indicamos un  programa dirigido de readaptación deportiva con el cual el paciente recupera su actividad previa a la lesión.

Conclusión

“Principalmente, destacaría dos cosas. En primer lugar, la excelencia clínica de este hospital y este equipo (Doctores Estévez, Cimas y Álvarez). La cirugía fue rápida, limpia, sin efectos adversos e indolora. Me sorprendió mucho el control sobre el dolor, me durmieron el plexo braquial del brazo y tras despertar de la anestesia no sentía ningún dolor. Después de dos días que pasó el efecto del plexo braquial, controlaba el dolor únicamente con analgésicos comunes.

El otro elemento a destacar es la cercanía del equipo, no sólo en cuanto al personal administrativo, que por supuesto, sino al equipo quirúrgico. El Dr. Cimas me explicó y compartió conmigo todo el proceso y alternativas, el Dr. Mariano Álvarez, anestesista, se sentó conmigo antes de la intervención y me explicó cómo sería el proceso para mi caso concreto, pues le dije que estaba algo nervioso, en tres pasos, relajante general, plexo braquial y anestesia general, genial las explicaciones, y la humanidad con que lo hizo todo. El Dr. Estévez estuvo conmigo antes de la anestesia explicándome el proceso y cómo iba a ser y trasladándome tranquilidad. Mantuvieron también informada a mi familia durante toda la intervención. Hoy, tras la rehabilitación, estoy del hombro operado hasta mejor que del no operado. Todo absolutamente genial.”