Saltar al contenido principal
Unidad de reconocimiento cardiovascular pediátrico.

Descripción

El reconocimiento cardiovascular es necesario para identificar factores de riesgo en niños y adolescentes federados o con actividad deportiva de cierta exigencia.

La Unidad de Reconocimiento Cardiovascular Pediátrico del Hospital Vithas Nisa Pardo de Aravaca está dirigida a menores de edad que desarrollan actividades deportivas lúdicas o competitivas, en especial cuando el ejercicio físico adquiere elevada intensidad con vistas a la alta competición. Los responsables del equipo de pediatría y cardiología pediátrica del hospital lideran esta Unidad, en la que intervienen también las unidades de Otorrinolaringología, Radiología, Neumología, Ortopedia o Laboratorio.


Pruebas diagnósticas


Así, desde esta unidad se llevan a cabo un conjunto de exploraciones para garantizar el buen estado de salud de los menores:
  • Completo examen cardiovascular: Exploración, Electrocardiograma, Ecocardiograma, Ergometría y Holter electrocardiográfico.
  • Examen otorrinolaringológico (dinámica respiratoria)
  • Examen neumológico (exclusión de patrón de restrictivo pulmonar o “síndrome asmatiforme”).
  • Examen ortopédico (descartar desviaciones de columna vertebral que comprometan una buena dinámica respiratoria al ejercicio).
  • Ocasionalmente, pueden ser necesarios estudios más específicos, como: Resonancia Magnética Cardíaca, estudio electrofisiológico o  analítica para determinación específica de fenotipos eléctricos genéticos.

No existe una edad concreta a partir de la que realizar este examen, depende del momento en que el niño comienza con actividad física escolar y/o extraescolar, puntúen o no en las calificaciones académicas, que se extiende hasta la etapa adulta.

En caso de que, tras el examen, se hallara algún problema o factor de riesgo para el paciente, el equipo de profesionales plantearía el tipo de deporte que el afectado puede realizar y su intensidad.

Además, se aconseja acudir a esta unidad si el menor presenta alguno de estos indicios: mareos pre-sincopales o definidamente sincopales (que pueden acompañarse de pérdida de conciencia), antecedentes familiares de miocardiopatía o arritmia, alteraciones del ritmo cardíaco, molestia o dolor en el tórax o hipertensión arterial.

Profesionales