Este sitio web utiliza cookies para asegurarse de obtener la mejor experiencia.
Si desea más información consulte nuestra política de cookies

Sala de prensa

X
24.08.17

¿Cómo reaccionar ante la picadura de una abeja o una avispa?

Dada la frecuencia de las picaduras de estos himenópteros y los problemas que pueden acarrear es importante seguir una serie de indicaciones para evitarlas


Si se manifiestan reacciones sistémicas más allá de la roncha propia de la picadura es importante acudir a un centro de salud. 

La época estival, tanto por las temperaturas como por el tipo de actividades que se realizan es mucho más proclive para que los himenópteros (insectos artrópodos caracterizados por tener alas membranosas y con una organización social compleja como abejas, avispas y hormigas) piquen tanto a mayores como niños, ya que no hay ningún segmento de población que pueda estar a salvo de su picadura. Dada la frecuencia y la gravedad que pueden acarrear.

Lamentablemente casi todos los años se produce alguna muerte por este hecho, desde el Hospital Vithas La Salud el Dr. Julián López Caballero, traslada las indicaciones más importantes para saber cómo actuar ante la posible picadura tanto de una abeja, como de una avispa. El Hospital Vitas la Salud pertenece al grupo sanitario Vithas que cuenta en España con 19 hospitales y 25 centros especializados Vithas Salud.

En primer lugar es importante destacar que la picadura de la avispa es más peligrosa que la de la abeja, pero por la frecuencia y por los espacios. Las abejas están más localizadas en zonas florales, pero las avispas están en todos los sitios, y hacen sus avisperos en cualquier lugar, por lo que pueden aparecen dónde menos lo esperamos, y sobre todo ocurren durante los meses de verano en particular, aunque pueden darse en cualquier momento del año.Es es mucho más fácil que pique una avispa, porque están en las piscinas, en los jardines, en el campo, en la playa, mientras que una abeja, además de ser más difícil de encontrar -los panales siempre están en zonas donde haya flores- cuando pica, pierde su aguijón y muere, una avispa, no. Por otro lado, las avispas se muestran más agresivas y se molestan más fácilmente.

Es importante tomar conciencia del peligro que pueden suponer las avispas. No obstante hay que tener claro que la picadura de una avispa sólo es muy grave, en el caso de que la persona sea alérgica a su picadura, sino simplemente provocará picazón, escozor, etc., reacciones que no son agradables, y que son producto de la reacción cutánea que provoca la picadura, pero no tendrá mayores consecuencias.

¿Qué hacer si nos pica una avispa?

Ante la picadura de alguno de estos himenópteros, lo normal es tener simplemente una reacción local en la zona de la picadura que se manifiesta en un poco de hinchazón, dolor y/o escozor. En este caso, lo mejor es poner algo frío, hielo o similar. Incluso si no se dispone de hielo, se  puede sustituir por una bolsa de algún tipo de congelado, o incluso pueden utilizarse, botes o botellas frías que pueda haber en la nevera. Esto sólo en el caso de que nos moleste mucho. Si las molestias son soportables, en un rato pasarán y hay que tener en cuenta que remedios caseros como poner barro en la picadura, pasta de dientes, o cualquier otro similar, no son útiles. Lo único que se el Doctor López Caballero recomienda es poner frío directamente sobre la zona afectada.

Sólo en el caso de que las molestias sean importantes, el especialista recomienda utilizar algún tipo de crema con corticoides aplicándola sobre la zona de la picadura y no hacer nada más. Si las molestias siguieran persistiendo, según las indicaciones del facultativo se podría tomar un anti-histamínico durante un día o dos, aunque lo ideal es no hacerlo a no ser que realmente sea necesario. El Doctor López incide en que lo mejor es recurrir al frío, ya que con éste se evita el que la inflamación vaya a más y facilita que el organismo por sí mismo elimine ese veneno de forma natural. Estas son las indicaciones a seguir para una persona que no posee una alergia a la picadura de la avispa.

¿Qué pasa si me pica una avispa y tengo alergia?

Cuando una persona es alérgica, ya la cosa cambia, porque se producirán síntomas sistémicos. Si la picadura se produce en un brazo, por ejemplo puede aparecer una urticaria generalizada, ronchas por diferentes zonas del cuerpo, puede aparecer disnea (falta de aire y dificultad para respirar), estornudos, tos reiterativa, puede haber una bajada de tensión, náuseas, etc. Cuando una persona experimenta ya síntomas de este tipo, en los que se afectan órganos o sistemas además de la piel y a nivel local, es decir se produce anafilaxia, el paciente debe de acudir a un médico lo antes posible, para que se le inyecte adrenalina. A las personas que tienen alergia de este tipo, y ya han sido diagnosticadas, se les recomienda que tengan un dispensador de adrenalina autoinyectable a mano, por si se produjera una situación de este tipo, al menos los primeros años, hasta que reciban su correspondiente tratamiento. Existen varias marcas, y es de muy fácil utilización, ya que permite incluso el poder aplicarlo con la ropa puesta, y puede salvar una vida. Lo ideal es aplicar esta adrenalina e ir a urgencias a un centro hospitalario, donde se valore su situación por parte de los especialistas.

¿Cómo saber si tengo alergia a la picadura de la avispa?

Es importante para no generar desconcierto que la ciudadanía tenga claro que para ser alérgico a cualquier cosa, incluida la picadura de una avispa, en primer lugar hay que haber tenido contacto con el alérgeno, por lo que la primera vez que pica una avispa a cualquier persona, raramente va a producir va a producir un hecho tan grave como la muerte, porque aún no se ha desarrollado esa alergia. Cuando pican por primera vez, es cuando se pueden desarrollar esos anticuerpos frente al alérgeno. Para la tranquilidad de todo el mundo y en particular de las madres, para tener alergia a la picadura de una avispa, esta ha debido de picar varias veces a la misma persona. Es por ello por lo que las pruebas para saber si se es alérgico o no a la picadura de himenópteros, igual que a cualquier otra cosa, sólo se hacen en el caso de que hayan aparecido unos determinados síntomas, o ciertas patologías que muestren un cuadro alérgico, y además que exista presión ambiental que pueda facilitar el contacto o la situación con ese alérgeno, sino este tipo de pruebas no tiene ningún sentido que se realicen.

Medidas de control generales para evitar picaduras de Himenópteros

Finalmente, el Doctor Julián López Caballero nos da unas indicaciones genéricas, de fácil cumplimiento, aplicables para cualquier persona, y que seguro que nos ayudarán a evitar estas picaduras, tan molestas independientemente de que manifestemos o no síntomas de alergia a las mismas:

  1. No acercarse a panales ni avisperos. Si accidentalmente ocurriera, retirarse con movimientos lentos. En la proximidad de colmenas o avisperos, mantenerse siempre en la zona de sombra, no en el sol.
  2. En el caso de ataque de una colonia de himenópteros (abejas o avispas) tirarse al suelo y permanecer inmóvil hasta que se hayan alejado. Evitar manotear o hacer movimientos rápidos y bruscos, con cualquier parte del cuerpo.
  3. Si una abeja o avispa se posa sobre alguna parte del cuerpo o sobre la ropa, no intentar espantarla, ni matarla. Permanecer quieto o hacer movimientos muy lentos hasta que se aleje.
  4. Durante la época de calor, si se bebe algún tipo de líquido azucarado, comprobar que en el borde del vaso o lata o botella, no hay ningún insecto. Evitar en la medida de lo posible comer al aire libre.
  5. Al dejar la ropa en el suelo o la toalla (piscinas, campo, playa, etc.) sacudirla antes de utilizarla. Evitar andar sin calzado y especialmente en huertos, campos y jardines con flores.
  6. Entre mayo y septiembre, evitar ropas de colores oscuros, los adornos brillantes y los perfumes y productos de cosmética que puedan atraer a los insectos (brillantinas, spray para el pelo, cremas, etc.)
  7. Evitar en la medida de lo posible los trabajos de jardinería en personas ya diagnosticadas de alergia a himenópteros.
  8. Las colisiones con himenópteros pueden producir picaduras. Evitar correr, montar a caballo, bicicleta, moto o coche descubierto en zonas de campo y jardines, en alérgicos.
  9. Colocar mallas o persianas mosquiteras en las ventanas de las casas de verano, Tener a mano un espray insecticida es muy útil (incluso en la guantera del coche).
  10. Evitar que los niños tiren piedras a los árboles o nidos de insectos.
  11. No manipular frutas y en general comidas, al aire libre.
  12. No acercarse a contenedores de basura o zonas de escombrera, suelen ser muy habituales las avispas en estos entornos.
Vithas la Salud: 90 años de experiencia con la atención más avanzada

Dos años después de que se pusiera la primera piedra, el nuevo Hospital Vithas la Salud abrió sus puertas al público el 30 de mayo de 2016, convirtiéndose en el hospital privado más innovador de Andalucía y en uno de los más modernos a nivel nacional.

El hospital es ya una referencia de la medicina privada en Granada en la asistencia personalizada, el desarrollo del Área de Neurociencias como polo de excelencia y la aplicación de la más alta tecnología del momento. Una tecnología que se acompaña de una calidad asistencia y hostelera de máximo nivel y se apoya en un gran número de prestigiosos facultativos que trabajan día a día por mejorar la salud del paciente.

Vithas cuenta en la capital granadina con el Hospital Vithas la Salud, además de tres centros especializados: Vitahs Salud Fisium, Vithas Salud Unidad de Trastornos de Alimentación y Vithas Centro Salud de Especialidades.

El compromiso de Vithas: calidad asistencial acreditada, servicio personal y largo plazo

Vithas es el primer operador sanitario de capital 100% español y el segundo a nivel nacional. Cada año atiende a más de 4.500.000 pacientes en sus 19 hospitales y 25 centros especializados denominados Vithas Salud. Los 44 centros se encuentran distribuidos a lo largo de todo el territorio nacional y destacan los hospitales de Alicante, Almería, Benalmádena, Castellón, Granada, Las Palmas de Gran Canaria, Lleida, Madrid, Málaga, Sevilla, Tenerife, Vigo, Valencia y Vitoria-Gasteiz. Los 25 centros Vithas Salud se encuentran en Alicante, Elche, El Ejido, Fuengirola, Granada, La Estrada, Las Palmas de Gran Canaria, Lleida, Madrid, Málaga, Marín, Nerja, Pontevedra, Rincón de la Victoria, Sanxenxo, Sevilla, Torre del Mar, Torremolinos, Vilagarcía, y Vitoria-Gasteiz.

Vithas cuenta adicionalmente con la red de laboratorios VithasLab, con más de 300 puntos de extracción repartidos por toda España, y con un acuerdo estratégico en Baleares con la Red Asistencial Juaneda que dispone de 5 hospitales y una amplia red de centros médicos repartidos por toda la región.

La apuesta de Vithas por una asistencia sanitaria de calidad acreditada y un servicio personal va unida al firme apoyo y visión de largo plazo de los accionistas de Vithas: Goodgrower, quien controla un 80% del capital, y grupo ‘la Caixa’, con el 20% restante.

Con un modelo de crecimiento que se basa en la diversificación geográfica y la sostenibilidad, Vithas prevé seguir consolidando su presencia nacional tanto con la apertura de nuevos centros como mediante adquisiciones.
 

Añadir a TwitterAñadir a FacebookAñadir a Google Bookmarks