Este sitio web utiliza cookies para asegurarse de obtener la mejor experiencia.
Si desea más información consulte nuestra política de cookies

Sala de prensa

X
11.09.18

Las nuevas técnicas en la cirugía de aumento de pecho mejoran la seguridad de la paciente y proporcionan resultados más naturales

Las prótesis actuales facilitan la recuperación de la paciente, que se realiza de manera más rápida. Además, el relleno con grasa de la propia paciente permite utilizar prótesis más pequeñas y reduce posibles complicaciones a futuro.

Las prótesis mamarias aparecieron en el año 1962. Desde entonces, millones de mujeres han pasado por el quirófano con el objetivo de mejorar sus senos.
Sea cual sea la causa, en España, la operación de pecho con implantes es la intervención de cirugía estética más solicitada y las razones que llevan a tomar esta decisión pueden ser varias: corregir algún defecto físico, mejorar el aspecto de las mamas, aumentar tamaño y volumen de los pechos, realizarse una reconstrucción de senos tras una mastectomía, corregir la flacidez de senos provocada por el embarazo y la lactancia…

Al margen del motivo, cuando una mujer acude a consulta con la decisión de someterse a una operación de aumento de pecho, el cirujano plástico debe tener en cuenta que el objetivo es, siempre, conseguir un tamaño de busto proporcionado a la estructura corporal de la paciente.

Como indica el Dr. Carlos Gullón Cabrero, cirujano plástico del Hospital Vithas Nisa Pardo de Aravaca y socio director de FEMM, "debemos seleccionar un volumen de implante mamario adecuado, pues se pretende lograr que no se note que el pecho ha sido operado, eliminando los estigmas que suelen acompañar a esta cirugía estética (principalmente, volúmenes desproporcionados), consiguiendo formas y contornos naturales.

¿Qué es la naturalidad?

Cuando hablamos de implantes mamarios, la naturalidad es algo que debe conjugarse con los gustos de cada cual. Mientras algunas mujeres quieren que el aumento de volumen no traspase la línea de lo voluptuoso, en otros casos sí que demandan esa voluptuosidad… siempre buscando una igualdad de volumen, aunque con mayor prominencia en el área del escote.

Cada año van surgiendo innovaciones en las intervenciones de implantes mamarios que, además de conseguir esa naturalidad, ofrecen a la paciente una mayor efectividad y seguridad. Las más importantes aparecidas en los últimos años son el aumento de pecho con anestesia local, las nuevas prótesis mamarias, la llamada técnica mixta, el plano dual y la técnica triplanar.

  • Anestesia local y sedación mínima: La cirugía de aumento de pecho se ha hecho siempre con anestesia general. Esto, según las peculiaridades de cada caso, ha cambiado ahora, pudiéndose aplicar una anestesia local y una sedación mínima. De este modo, la paciente permanece despierta durante toda la intervención. Es responsabilidad del cirujano optar por la alternativa que más se ajuste a las necesidades y expectativas de cada paciente y buscando siempre el mejor y más seguro resultado.
  • Prótesis más resistentes: Los implantes mamarios, como todos los implantes que se pueden utilizar en el cuerpo, son susceptibles de romperse o de presentar alguna complicación. La tasa de ruptura de los nuevos implantes es mucho más pequeña y, además, muchas de estas prótesis tienen contornos suaves y son poco abrasivas con el cuerpo, por lo que la recuperación de las pacientes es mucho mejor, más rápida y menos dolorosa.  
  • Técnica mixta: Cada vez más pacientes solicitan procedimientos mixtos o múltiples, combinando cirugías de aumento con cirugías de elevación del pecho (mastopexia) y liposucción. Asimismo, en aumento de pecho también podemos utilizar una técnica mixta, que combina el relleno con grasa de la paciente con una prótesis de menor tamaño y por ello menos perceptible, consiguiendo un resultado muy natural y con menores posibles complicaciones futuras. En estos casos, la paciente también mejora su silueta corporal, al mejorar su contorno tras la cirugía previa de liposucción para extraerle la grasa que después se utilizará para remodelar el pecho.
  • Plano dual y técnica triplanar: La posición del implante en plano DUAL consiste en situar el implante bajo el músculo pectoral, pero separando previamente dicho músculo de la glándula mamaria; de esta manera se evitan las antiguas complicaciones, como el “signo del hachazo”. Por otra parte, el Dr. Gullón añade que “la técnica TRI-planar se produce en tres planos distintos de cirugía, encaminada a evitar la presencia de un doble surco. Es una técnica de plano DUAL modificado que hemos introducido para asegurar a nuestras pacientes la máxima garantía de un resultado excelente.”

Añadir a TwitterAñadir a FacebookAñadir a Google Bookmarks