El consumo de alcohol en verano favorece la deshidratación y el síndrome del corazón en vacaciones

El consumo de alcohol en verano favorece la deshidratación y el síndrome del corazón en vacaciones

Compartir

Las personas que toman antihipertensivos son más vulnerables a sufrir deshidratación. Mareos, bajada de tensión y mayor facilidad para tener posteriormente piedras de riñón, manifestaciones serias de una deshidratación. El síndrome del corazón en vacaciones se asocia al consumo de cantidad de alcohol en poco tiempo. Cuando los síntomas del corazón en vacaciones no remiten hay que acudir a urgencias.

(imagen: pixabay)
El consumo de bebidas alcohólicas está ligado, en mayor o menor medida, con los eventos sociales. El verano potencia la vida social y el consumo de alcohol se dispara irremediablemente.
 
“El alcohol provoca una mayor eliminación de líquidos. Esto, unido a las altas temperaturas propias del verano aumenta considerablemente el riesgo de deshidratación”, afirma el Dr. Pedro Rollán, cardiólogo y director médico de Vithas Valencia 9 de Octubre. Y así, “playa y alcohol son una muy mala combinación”, recalca el Dr. Julián Ruiz Baixauli, especialista en medicina interna y coordinador de Urgencias en Vithas Valencia 9 de Octubre.
 
Cuidar la pérdida de líquidos
 
“Durante estos meses se pierde mucho líquido, lo que provoca una bajada de la tensión arterial que puede traducirse en mareos”, explica el Dr. Gurgen Harutyunyan, médico de Urgencias en Vithas Valencia 9 de Octubre. Si a esta circunstancia, sufrida por toda la población, sumamos factores que van a potenciar la eliminación de líquidos, como el consumo de alcohol, y, además, lo hacen personas que ya asumen por necesidad pérdida de líquidos “extra”, como aquellas que se medican para controlar una tensión arterial alta, el riesgo de deshidratación se dispara.  En este sentido, y en relación a las precauciones que se deben tomar en torno al consumo de alcohol en verano, deberán ser especialmente cuidadosos aquellos que “se medican con fármacos betabloqueantes para controlar su tensión arterial, ya que son más propensos a sufrir cuadros de hipotensión en verano” recalca el Dr. Ruiz Baixauli.
 
Respecto a la deshidratación que puede ser potenciada por el consumo de alcohol, el Dr. Manuel Angoso, responsable de la Unidad de Chequeos de Vithas Valencia 9 de Octubre y coordinador de medicina interna en Vithas Valencia Consuelo, añade que “cualquier proceso de deshidratación puede producir bajadas importantes de tensión arterial, en particular en aquellos que están tomando tratamiento antihipertensivo o incrementar el riesgo posteriormente de producir piedras en el riñón. Por eso es frecuente que muchos de estos pacientes tengan ataques de litiasis renal al finalizar el verano”.
 
Síndrome del corazón en vacaciones
 
La Fundación Española del Corazón (FEC) recuerda que el verano suele venir acompañado de un aumento en el consumo del alcohol, especialmente entre los más jóvenes. La ingesta excesiva y brusca de bebidas alcohólicas puede provocar una aceleración del ritmo cardiaco, lo que se conoce como el síndrome del corazón en vacaciones.
 
El síndrome del corazón en vacaciones se diagnosticó por primera vez en el año 1978 y está relacionado con el consumo excesivo de alcohol en un día determinado. Se trata de una arritmia supraventricular que se da generalmente en las aurículas y suele producirse en personas sanas, jóvenes y sin historia previa de arritmias.
 
“Es cierto que no sabemos de forma exhaustiva cómo se desarrolla esta arritmia; pero sí existe certeza médica de que el alcohol se comporta como una sustancia tóxica en el corazón”, explica el Dr. Rollán. En este sentido, añade, “acortar tiempos en su consumo y subir la cantidad, se traduce en un incremento de los niveles de adrenalina y noradrenalina, dos hormonas causantes de una aceleración del ritmo cardiaco”.
 
Dificultad al respirar, mareo, dolor torácico y palpitaciones suelen alertar del síndrome del corazón en vacaciones. “Normalmente desaparecen los síntomas, cuando el cuerpo ha metabolizado el alcohol”, afirma el Dr. Rollán.
 
Pero en algunos casos, la arritmia puede derivar en fibrilación auricular o ser síntoma de un accidente cardiovascular grave como un infarto. “Si no remiten, sin duda lo más recomendable es acudir a las urgencias del hospital más cercano”.
 
 

Datos de la noticia

  • Centro vithas: Hospital Vithas Aguas Vivas
  • Centro vithas: Hospital Vithas Valencia Consuelo
  • Centro vithas: Hospital Vithas Valencia 9 de Octubre

Noticias relacionadas

Ponte en contacto con nuestro
departamento de comunicación
Encuentra el responsable de comunicación
de cada centro