Mamografía

Características de la prueba
  • Tipo de prueba: Diagnóstico por imagen
  • Duración: Alrededor de 20 minutos
  • Acompañado: SI

¿Qué es una mamografía?


Una mamografía es una radiografía de la mama con la que se detectan posibles signos de cáncer de mama en sus etapas iniciales y permite la aplicación de tratamientos preventivos. La cantidad de radiación a la que se ve expuesta la paciente es mínima y no afecta a su estado de salud.
 
La detección precoz del cáncer de mama beneficia el estado de salud de la mujer y su esperanza de vida. Por ello, recomendamos la realización de esta prueba de forma periódica y ante cualquier anomalía detectada en la zona.

Existen dos tipos de mamografía, la de cribado y la diagnóstica:

  • La mamografía de cribado se realiza en mujeres asintomáticas. Permite la detección de cáncer de mama en fases muy tempranas de su desarrollo, por lo que aumenta la probabilidad de realizar un tratamiento curativo de forma precoz. A
  • La mamografía diagnóstica se realiza en mujeres sintomáticas, por ejemplo cuando hay un flujo anormal por el pezón, cuando se palpa un nódulo mamario, o cuando la mamografía de cribado no es normal.

Mamografías y cáncer de mama


 Las mamografías no previenen el cáncer de mama, pero pueden salvar vidas si se detecta el cáncer de mama lo más temprano posible.
 
La detección precoz del cáncer de mama reduce el riesgo de morir por la enfermedad en un 25 % o 30 % o más. Las mujeres deberían comenzar a hacerse mamografías a partir de los 40 años de edad, o antes si consideran que están en alto riesgo. La mamografía de cribado se recomienda cada 1-2 años en mujeres entre 40 y 50 años, y cada año en mujeres de más de 50 años.


¿Cómo he de prepararme para una mamografía?


Antes de someterte a una mamografía, es importante que no uses desodorantes, perfumes, talcos ni ungüentos bajo los brazos ni sobre las mamas, ya que estas sustancias pueden ocultar las imágenes.
 
Evita programar tu mamografía para un momento en que tus mamas estén hinchadas o sensibles, por ejemplo, antes de tu período.
 
Además, deberás retirarte todas las joyas del cuello y de la zona del tórax.

Debes informar al médico y al radiólogo si está embarazada o en periodo de lactancia, así como si estás tomando algún tipo de medicación.


¿Cómo se realiza?


La mamografía es un procedimiento rápido (alrededor de 20 minutos), y la incomodidad es mínima para la mayoría de las mujeres Para la realización de la mamografía deberás desnudarte de cintura para arriba. Según el tipo de equipo utilizado, la prueba se hará sentada o de pie.

Deberás colocar una mama a la vez sobre una superficie plana que contiene la placa de rayos X y un dispositivo denominado compresor presionará firmemente contra la mama para ayudar a aplanar el tejido mamario, lo que permite obtener imágenes de calidad de toda la mama y con menos dosis de radiación.
 
Se examina cada mama de forma individua l y las placas de rayos X se toman desde varios ángulos y es posible que se le pida contener la respiración a medida que se toma cada imagen. La mamografía diagnóstica lleva más tiempo que la de cribado, pues se realizan radiografías en distintas posiciones 


¿Qué se siente?
 

Durante la mamografía, las superficies del compresor pueden sentirse frías.
 
Además, cuando se presiona la mama hacia abajo, puede que sientas un ligero dolor, pero es una acción necesaria para obtener imágenes de buena calidad. En caso de que la compresión sea demasiado dolorosa, puedes indicárselo al técnico para que separe ligeramente las placas. 


Recuperación
 

No es necesaria una recuperación específica tras la mamografía.
 
 Al ser una prueba que se realiza de forma ambulatoria, podrás regresar a casa normalmente tras la prueba y no será necesario que vengas acompañada. 


¿Existen riesgos al realizarse una mamografía?


Las mamografías modernas solo utilizan una cantidad minúscula de radiación, incluso menos que una radiografía tradicional de tórax, por los que los riesgoas de exposición a rayos X son bastante reducidos.
 
El principal riesgo de las mamografías es que no son perfectas. El tejido mamario normal puede ocultar un cáncer de mama y este no se observa en la mamografía. Esto se denomina falso negativo.
 
Por otra parte, la mamografía puede identificar una anomalía que parece un cáncer pero resulta ser normal. Esta “falsa alarma” se denomina falso positivo.