TC Multicorte

Características de la prueba
  • Tipo de prueba: Diagnóstico por imagen
  • Duración: No más de 15 minutos
  • Acompañado: SI

¿Qué es un un TAC o Scánner?

El scánner o Tomografía axial computarizada (TAC) es una técnica de exploración radiológica que permiten obtener imágenes de las zonas del cuerpo humano que se desea explorar.
 
 Estas imágenes son tomadas por medio de un haz de rayos X que realiza un movimiento circular que rodea la zona que se quiere investigar (múltiples radiografías desde múltiples ángulos).

El TAC de 64 cortes

El TAC 64 cortes es un equipamiento de vanguardia que permite obtener imágenes de muy alta definición en segundos, con mínimas molestias para el paciente.
 
Debido a su rápido movimiento así como a su alta calidad de imagen, se pueden realizar estudios precisos y en 3D de órganos en movimiento como el corazón en tan sólo unos latidos. Destacando la resolución y la potencia para el diagnóstico cardíaco no invasivo.
 
 Su potente software permite asimismo la realización de:

  • Endoscopias virtuales (Colonoscopias, broncoscopias)
  • Imágenes angiográficas tridimensionales
  • Estudios esqueléticos de alta precisión.

Este aparato de última generación es un excelente recurso cuando la rapidez es vital para diagnósticos certeros.

¿Para qué sirve?

Las imágenes del TAC permiten analizar las estructuras internas de las distintas partes del organismo, lo cual facilita el diagnóstico de fracturas, hemorragias internas, tumores o infecciones en los distintos órganos.
 
Así mismo permite conocer la morfología de la médula espinal y de los discos intervertebrales (tumores o derrames en el canal medular, hernias discales, etc.), o medir la densidad ósea (osteoporosis).
 
La realización del TAC ha mejorado notablemente la capacidad médica para realizar el diagnóstico de lesiones internas, cánceres, derrames, roturas de órganos, en especial tras traumatismos, en caso de lesiones tumorales o vasculares. 

¿Cómo he de prepararme para un TAC?

Dependiendo del órgano estudiado y, especialmente si es necesario utilizar contraste, puede requerirse el ayuno de unas horas antes de la realización del TAC.
 
Deberás retirarte las joyas y elementos metálicos y usarás una bata o pijama para evitar las interferencias en el proceso de realización de la tomografía.
 
Finalmente, antes del estudio, el paciente deberá indicar si está bajo algún tipo de tratamiento o tomando algún tipo de medicación, así como si sufre de alergias o reacciones a medicamentos. Siempre debes informar al equipo médico si tienes antecedentes de alergia a contrastes radiológicos. 

¿Cómo se realiza?

El proceso del scánner o tomografía axial computerizada (TAC) dura no más de 15 minutos y, dependientdo del órgano estudiado, puede realizarse con un contraste inyectado o administrado vía oral o por enema, que permite distinguir con mayor nitidez los tejidos y órganos
 
Para someterte a un TAC, sólo debes tumbarte en una camilla que se desplaza mecánicamente para pasar por una especia de aro denominado tomógrafo. Este te rodea y así va realizando las radiografías.
 
Durante la prueba sólo debes mantenerse relajado y sin realizar movimientos. En todo momento mantendrás contacto con el equipo técnico que está en una sala próxima viéndote a ti y las imágenes e indicándote cuando respirar o cuando retener la respiración en el caso de tomografías abdominales o de tórax. 

¿Qué se siente?

El procedimiento en sí es indoloro. Algunas personas pueden sentir incomodidad por el hecho de permanecer acostadas sobre una superficie dura.
 
Para el estudio de determinados órganos, el medio de contraste administrado a través de una vía intravenosa puede causar una ligera sensación de ardor, un sabor metálico en la boca y un calor súbito en el cuerpo. Estas sensaciones son normales y generalmente desaparecen al cabo de unos pocos segundos. 

Recuperación

La realización del TAC no precisa de recuperación.
 
Se recomienda, en el caso de uso de contraste para su realización, beber abundantes líquidos durante las horas siguientes, lo que facilitará la eliminación del contraste por las heces o la orina. 

¿Existen riesgos en la realización de un TAC?

Es una técnica de muy bajo riesgo. Aun así, como para cualquier otra prueba, los médicos y especialistas que le atiendan le informarán, tras evaluar y analizar minuciosamente su caso concreto, de los posibles riesgos y contraindicaciones derivados de someterse a esta, si los hubiera.
 Sea cual sea el caso, sólo se le someterá a esta prueba una vez estos sean totalmente controlables.
 
En el caso de mujeres embarazadas sí debe evitarse su realización, por el riesgo de afectar al feto, tal y como ocurre con todos los procedimientos diagnósticos que usan rayos X.

Especialidades