Cirugía cardiovascular

Cirugía cardiovascular

¿Qué es?

La cirugía cardiovascular es una especialidad que se ocupa de los trastornos del sistema cardiocirculatorio, es decir, dedicada al diagnóstico y tratamiento de las enfermedades vasculares (angiología o patología arterial, flebología o patología venosa y linfología o patología linfática, así como a la cirugía vascular) y a ofrecer soluciones quirúrgicas a las distintas patologías cardiacas y de aorta que requieren de una intervención para su tratamiento (cirugía cardiaca).

La cirugía cardiaca, en particular, resuelve aquella patología orgánica del corazón que precisa una intervención quirúrgica.

¿A qué pacientes va dirigida?

La cirugía cardiaca está indicada en aquellos casos en los que el tratamiento médico e intervencionista no es suficiente o no es la mejor opción para el paciente.

Su indicación siempre se realizará tras la valoración de cada caso en una sesión multidisciplinar en la que se tendrán en cuenta todas las opciones terapéuticas y las características individuales de cada caso.

Principales patologías y enfermedades

  • Cardiopatía Isquémica: Las arterias coronarias son aquellas que llevan el flujo de sangre al músculo cardiaco (miocardio). Cuando una o varias arterias coronarias presentan un segmento total o parcialmente ocluido, la sangre no llega adecuadamente al miocardio y el oxígeno que llega al mismo puede no ser suficiente. Se puede producir entonces una angina de pecho (dolor torácico con determinadas situaciones como el ejercicio físico o el estrés) o incluso un infarto de miocardio (cuando parte del músculo se queda irreversiblemente sin sangre y se infarta). Para evitar esto último puede ser necesario realizar una o varias derivaciones aorto-coronarias o “bypass” coronarios.
  • Valvulopatías: En pacientes con estenosis (apertura reducida) y/o insuficiencia (no hay un cierre correcto) de una o varias válvulas cardiacas, el tratamiento médico no es suficiente llegado a un grado de avance de la enfermedad. Suele ser un problema mecánico y el objetivo de la cirugía es reparar o sustituir la válvula dañada. Hay cuatro válvulas en el corazón: válvula aórtica, válvula mitral, válvula tricúspide y válvula pulmonar.
  • Patología de la aorta: La aorta es la arteria principal del organismo.
    • La dilatación de un vaso sanguíneo se denomina aneurisma. Habitualmente no da síntomas por lo que muchas veces se detecta de forma casual al realizar una prueba diagnóstica por otra patología.
    • La coartación de aorta es un estrechamiento o estenosis del calibre de la misma, siendo habitualmente una patología observada en recién nacidos, aunque en algunos pacientes puede pasar desapercibida durante años.
  • Otras patologías: Los tumores (el mixoma es el tumor benigno más frecuente), la miocardiopatia hipertrófica (aumento patológico del espesor del músculo cardiaco), las patologías congénitas, la patología del pericardio, arritmias como el flutter o la fibrilación auricular o traumatismos cardiacos, también son subsidiarios de tratamiento quirúrgico por parte de los cirujanos cardiovasculares.

Principales medios diagnósticos y tecnológicos

Para obtener los mejores resultados en cirugía cardiaca, contamos con un equipo multidisciplinar formado por cardiólogos, cirujanos cardiovasculares, intensivistas, anestesiólogos, perfusionistas y enfermería específicamente formados, con la necesaria experiencia y capacitación en todas las áreas de tratamiento.

En la cirugía cardiaca sin circulación extracorpórea, se utiliza la máquina de cirugía extracorpórea (CEC), un dispositivo que hace de corazón y pulmón permitiendo que el corazón esté parado y vacío mientras el cirujano opera. El enfermero perfusionista es el encargado de manejarla durante la cirugía.

Las intervenciones son realizadas en quirófanos especialmente dotados de la última tecnología en monitorización cardiovascular, lo que incluye el uso de ecografía transesofágica intraoperatoria para la monitorización cardiaca y el índice biespectral y la oximetría cerebral para la monitorización cerebral.

Cuando se realiza cirugía coronaria, habitualmente disponemos de un dispositivo medidor de flujos en los injertos coronarios, de forma que podamos estar seguros de que los injertos funcionan correctamente antes de terminar la cirugía.

En ocasiones es preciso realizar la cirugía con parada circulatoria e hipotermia, por lo que se dispone de un intercambiador de frío y calor que regula la temperatura del paciente. Otras veces es necesario regular la frecuencia del corazón tras la cirugía por lo que disponemos de marcapasos transitorio conectado al corazón de los pacientes recién intervenidos.

En los casos en los que el corazón del paciente no tiene la suficiente contractilidad como para expulsar la sangre, puede ser necesario el implante de un dispositivo de asistencia ventricular hasta que el corazón se recupere o, en determinados casos, de forma definitiva o como puente hasta un trasplante cardiaco.

Tras la cirugía cardiaca, el paciente pasa a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) donde se realiza un seguimiento y cuidado hasta su alta a planta.

Principales tratamientos

  • Cirugía de bypass o derivación coronaria: Se realiza cuando existe un bloqueo total o parcial en una arteria coronaria.
  • Cirugía valvular: Se realiza cuando existe un problema en la apertura o cierre de una o varias de las cuatro válvulas cardiacas (aórtica, mitral, tricúspide o pulmonar) encargadas de dirigir el flujo de sangre hacia delante entre las cuatro cavidades del corazón, la arteria aorta y la arteria pulmonar. Consiste en la reparación o sustitución mediante prótesis valvular mecánica (precisa de tomar anticoagulantes de por vida) o biológica de la(s) válvula(s) cardiacas dañadas.
    • Cirugía de la válvula aórtica
    • Cirugía de la válvula mitral
    • Cirugía de la válvula tricúspide
    • Cirugía de la válvula pulmonar
  • Cirugía de la aorta: Se realiza cuando existe una dilatación (aneurisma), disección o coartación en la aorta, arteria que distribuye la sangre que sale del ventrículo izquierdo al resto del organismo salvo al pulmón.rgicamente rdo hacia la aorta. impidiendo la salida de sangre del ventrndicarse un abordaje endovascular mediante colocacicuello

Consiste generalmente en la sustitución del segmento de aorta afectado por una prótesis vascular o por un injerto. La cirugía de los aneurismas de aorta no complicados y de la disección de aorta descendente no complicada suele ser una cirugía programada.

Sin embargo, la cirugía de los aneurismas de aorta rotos o de la disección de la aorta ascendente, suele ser una cirugía emergente, al ser una patología con una elevada mortalidad sin tratamiento quirúrgico.

  • En el caso de la cirugía de la raíz aórtica, se sustituye el segmento afectado desde la válvula aórtica hasta la aorta sana. Su cirujano le indicará en cada caso la técnica más adecuada en función de su patología, sus circunstancias personales y la experiencia del equipo quirúrgico.
  • En los casos de aneurismas de cayado aórtico (la zona de aorta entre aorta ascendente y descendente), es necesario parar la circulación para reimplantar en la prótesis la salida de las arterias que irrigan cabeza, cuello y extremidades (troncos supraaórticos).
  • En los casos de aneurismas de aorta descendente, el abordaje endovascular mediante la inserción de una endoprótesis a través de la arteria femoral, es la técnica más utilizada.
  • En los casos de aneurismas de aorta abdominal, en la actualidad suele indicarse un abordaje endovascular mediante colocación de endoprótesis bifurcada a través de ambas ingles.

Áreas de especialización

  • Cirugía cardiaca de adultos: Es la subespecialidad de la cirugía cardiovascular dedicada al tratamiento quirúrgico de la patología cardiaca y de aorta torácica en los pacientes adultos.
  • Cirugía cardiaca congénita o infantil: Es la subespecialidad de la cirugía cardiovascular dedicada al tratamiento quirúrgico de la patología cardiaca congénita, es decir, aquella presente al nacimiento. Suele dedicarse al tratamiento de pacientes durante la infancia aunque también realiza intervenciones sobre pacientes adultos (patología congénita del adulto).
  • Cirugía vascular: Es la subespecialidad de la cirugía cardiovascular dedicada al diagnóstico y tratamiento médico y quirúrgico de la patología vascular, incluyendo la patología arterial (angiología), venosa (flebología) y linfática (linfología). En España esta subespecialidad de la cirugía cardiovascular se solapa con la especialidad de Angiología y Cirugía Vascular, con la que comparte técnicas y procedimientos diagnósticos y terapeúticos.

¿Por qué venir a consulta?

Si crees que puedes tener una patología relacionada con el aparato circulatorio o has sido diagnosticado de una patología cardiaca que requiere tratamiento quirúrgico, debes acudir a la consulta del cirujano cardiovascular.

Tu cardiólogo es la persona adecuada para el diagnóstico de un problema en el corazón. Si este problema no tiene una solución médica o endovascular satisfactoria, él mismo te recomendará acudir a la consulta de cirugía cardiovascular aportando su informe.

En la mayoría de las ocasiones, las intervenciones quirúrgicas son consensuadas por equipos multidisciplinares de cardiología y cirugía cardiovascular, de forma que cuando acudas a la consulta es probable que tu cardiólogo ya se haya puesto en contacto con el cirujano cardiovascular.

éste te explicará con detenimiento las diferentes opciones de tratamiento y cual es la más recomendada en tu caso en función de tu edad, patología concomitante, anatomía de las lesiones que presentas o preferencias del equipo quirúrgico en función de la experiencia en las distintas técnicas.

Podrás resolver las dudas habituales ante este tipo de intervenciones y cualquiera otra que tengas. Lo harás en un ambiente tranquilo y seguro con la confianza que da estar en manos de los mejores profesionales.

Preguntas frecuentes

¿Cuándo está indicada la cirugía cardiaca?

La cirugía se aconseja cuando otros tratamientos no son posibles o cuando con ella se consigue una supervivencia mayor y una calidad de vida mejor. La decisión siempre se toma de forma conjunta entre en equipo de cardiólogos y de cirujanos cardiovasculares, valorando todas las opciones y valorando las individualidades de cada caso.

A veces, la cirugía no es curativa como en la cirugía coronaria, pero puede evitar los síntomas, mejorar la supervivencia e incluso evitar una muerte súbita. En otras ocasiones, la cirugía puede requerir una reintervención como es el caso de la cirugía valvular o la cirugía congénita, pero esto es siempre una mejor opción que la de no operar.

Puede que tengas que operarte sin tener síntomas, como es el caso de los aneurismas de aorta, pero la cirugía en estos casos ha demostrado mejorar la supervivencia y, en muchos casos, evitar una muerte súbita.

Finalmente, gran parte de la cirugía cardiaca es curativa, como determinadas patologías valvulares o la cirugía de aorta, aliviando los síntomas y en algunos casos pudiendo evitar una muerte temprana.

¿Cuánto dura el postoperatorio?

Depende de la cirugía realizada. La mayoría de los pacientes intervenidos de cirugía cardiaca son dados de alta entre el 6º y 10º día postoperatorio.

Sin embargo, hay pacientes que pueden ser dados de alta antes y algunos requieren una estancia hospitalaria más prolongada en función del tipo de cirugía, las características del paciente y la posibilidad de aparición de complicaciones durante el postoperatorio.

¿Quién está presente en la intervención?

Habitualmente, además del cirujano principal, hay uno o dos cirujanos ayudantes, un anestesiólogo, un perfusionista, una enfermera instrumentista, una enfermera circulante, una enfermera de anestesia, una auxiliar y, en determinadas ocasiones, un cardiólogo que realiza la valoración cardiaca mediante ecografía transesofágica.

¿Dónde va el paciente tras la intervención?

Generalmente el paciente pasa a la Unidad de Cuidados Intensivos tras la cirugía, donde se lleva a cabo el postoperatorio inmediato por parte de un médico intensivista. Allí se vigilan de forma continuada las constantes vitales (tensión arterial, frecuencia cardiaca, electrocardiograma) y hasta que el paciente es extubado si no lo ha sido en quirófano, permanece asistido mediante ventilación mecánica. Una vez extubado y estable, sin fármacos que precisen de una vigilancia intensiva y la mayoría de las veces tras retirar los tubos de drenaje, pasa a planta donde completa el postoperatorio hospitalario, siendo visitado diariamente por un cardiólogo o por un cirujano cardiovascular.

¿Tengo que suspender algún fármaco antes de la cirugía cardiaca?

Habitualmente hay que suspender los fármacos anticoagulantes y en ocasiones los antiagregantes (aspirina entre ellos). Los fármacos anticoagulantes son aquellos que evitan la coagulación de la sangre y entre ellos están algunos tan conocidos como el Sintrom®. Otros fármacos anticoagulantes de reciente aparición son los anticoagulantes orales directos. Tu cirujano te informará de qué fármacos debes suspender antes de la cirugía y cuando hacerlo.

¿Qué riesgos entraña la intervención?

Desgraciadamente ningún acto quirúrgico está exento de riesgos y la cirugía cardiaca tampoco. Los riesgos varían en función del tipo de cirugía y de las condiciones particulares de cada paciente pudiendo ser leves, como una infección superficial de la herida quirúrgica, graves como un sangrado postoperatorio importante o incluso mortales.

En general, la morbi-mortalidad en cirugía cardiaca ha bajado tremendamente debido a la experiencia acumulada y a las nuevas técnicas quirúrgicas, presentando la mayoría de las intervenciones un riesgo bajo en la actualidad. Su cirujano le informará específicamente de los riesgos que presenta en su caso, aunque estos siempre serán menores a la opción de no operarse.

¿Estaré completamente restablecido tras la intervención?

En general, te notarás cansado y puede que algo dolorido tras el postoperatorio inicial e incluso al irse a casa. Habitualmente se tardan unas 8-10 semanas en recuperar la normalidad tras una cirugía cardiaca. En este tiempo puedes notar malestar general, hinchazón en las piernas, cambios de humor, falta de apetito o dolor a nivel del esternón.

Tu cirujano te pautará medicación para casa de forma que todas estas molestias sean lo más llevaderas posible. En este periodo postoperatorio no es conveniente que levantes un peso mayor a 5 Kg debido a que el esternón no ha terminado de estabilizarse y existe el riesgo de que pueda moverse.

Te recomendamos que realices rehabilitación cardiaca dirigida por un profesional cualificado y que contacte con alguna asociación de pacientes operados de cirugía cardiaca, especialmente si tienes que tomar anticoagulación de por vida.

¿Tendré que tomar medicación tras la intervención?

Habitualmente, en función de la cirugía realizada, tu médico te pautará una medicación domiciliaria en el alta hospitalaria. Cabe la posibilidad de que tengas que tomar fármacos anticoagulantes de por vida si te ha implantado una válvula mecánica o si tiene alguna arritmia tras la cirugía. Esta medicación puede requerir un control periódico.

También pueden prescribirse fármacos para mejorar la diuresis (la cantidad de orina diaria), que pueden ser retirados una vez se haya eliminado la cantidad de líquido acumulada tras la cirugía. No dudes en preguntar cualquier cuestión en referencia al tratamiento prescrito antes del alta.

¿Cuánto durará mi válvula biológica?

Las válvulas biológicas degeneran con el tiempo y su vida útil dependerá fundamentalmente del tipo de válvula, la edad del paciente y de su estado de salud. Precisarás controles periódicos por tu cardiólogo, que te realizará un ecocardiograma para ir valorando el estado en el que se encuentra esa válvula.

La mayoría de los pacientes que optan por una válvula biológica no precisan ser reintervenidos a lo largo de su vida. Hoy día los resultados de las reintervenciones cardiacas han mejorado sensiblemente e incluso en determinadas ocasiones es posible implantar una válvula transcatéter dentro de la válvula biológica.

He sido operado de un aneurisma ¿puedo tener otro?

En caso de cirugía por aneurisma de aorta, al no sustituirse toda la aorta, puede que con el tiempo aparezca otro aneurisma en otra localización diferente. Por ello, es recomendable un seguimiento periódico por su cirujano cardiovascular, donde se prescribirán las pruebas necesarias para detectar precozmente la aparición de un nuevo aneurisma de aorta o de otra arteria periférica (femoral o poplíteo, por ejemplo) en caso de producirse.

Médicos

Centros Vithas

Encuentra tu centro Vithas en nuestra red de hospitales y centros médicos.
Selecciona una provincia para conocer la información:

Todos

Centro Médico Vithas La Rosaleda

Centro Médico Vithas La Rosaleda

Paseo Martiricos, Estadio de fútbol La Rosaleda s/n

Hospital Vithas Alicante

Hospital Vithas Alicante

Plaza Dr. Gómez Ulla 15

Hospital Vithas Madrid Arturo Soria

Hospital Vithas Madrid Arturo Soria

Calle Arturo Soria 103

Calle Arturo Soria 105

Calle Arturo Soria 107

Hospital Vithas Málaga

Hospital Vithas Málaga

Avenida Pintor Sorolla 2

Avenida Pintor Sorolla 33

Hospital Vithas Sevilla

Hospital Vithas Sevilla

Avenida Plácido Fernández Viagas s/n

¿No tienes seguro de salud?

Benefíciate de un servicio rápido y sin esperas, en el que cuentas además con un asesor personal que te acompaña, te guía y te asesora en todo momento, para que tú sólo te preocupes por lo que realmente importa, TU SALUD, y con unas condiciones económicas excelentes.

Quiero informarme

Noticias relacionadas