Ultrasonido (Ecografía)

Características de la prueba
  • Tipo de prueba: Diagnóstico por imagen
  • Duración: 15 minutos
  • Acompañado: SI

¿Qué es?

La ecografía, también denominada ecosonografía o ultrasonografía es una técnica de diagnóstico que permite ver órganos y estructuras blandas del cuerpo, por medio de ondas sonoras que son emitidas a través de un transductor. Las señales son procesadas por un computador dan como resultado imágenes de los tejidos examinados.

Generalmente, la ecografía es un examen no invasivo, por lo que no ocasiona dolor ni molestias; pero también, se puede utilizar este método para realizar ciertos procedimientos escasamente invasivos, como son las punciones de órganos superficiales como por ejemplo ciertos tumores y quistes de mamas, tiroides, etc., así como biopsias prostáticas.

La ecografía utiliza las ondas sonoras de alta frecuencia para observar órganos y estructuras internas del cuerpo. Las diferentes unidades de nuestro centro aplican esta técnica para diagnosticar posibles patologías en el corazón, vasos sanguíneos, riñones e hígado, entre otros órganos. Además, es fundamental para el tratamiento y seguimiento del feto durante el embarazo.

El examen se realiza en la sala de ecografías o de radiología. Se le aplica un gel conductor claro a base de agua en el área del cuerpo que se va a evaluar para facilitar la transmisión de las ondas sonoras. Una sonda manual llamada transductor se desplaza sobre el área de estudio. 

¿Para qué sirve?

Actualmente las indicaciones de la ecografía son muy amplias ya que permite estudiar muy bien los diversos tejidos del cuerpo como son:

  • Estudio de flujo sanguíneo de arterias y venas para la detección de arterioesclerosis y coágulos.
  • Glándula tiroides y estructuras blandas del cuello.
  • Tendones, ligamentos, músculos y estructuras de las articulaciones.
  • Glándulas mamarias.
  • Abdomen: hígado, vesícula biliar, páncreas, bazo, riñones.
  • Vejiga, próstata…
  • Valoración del flujo sanguíneo renal en casos de hipertensión.
  • Estudio Pélvico: vejiga, útero, ovarios.
  • Próstata.
  • Pene y valoración del flujo sanguíneo en casos de disfunción eréctil.
  • Estudio ecosonográfico de testículos.
  • Apéndice.
  • Ecosonografía Oftalmológica (ocular)
  • Masas, tumoraciones o colecciones (hematomas) en músculos.
  • Biopsias ecodirigidas.
  • Amniocentesis (obtención ecodirigida de líquido amniótico para estudio cromosómico fetal).
  • Histerosonografía. (estudio especial de la cavidad uterina).
  • Otra situación en la que se emplea es durante el embarazo; se hacen ecografías para evaluar el desarrollo del feto.

¿Cómo he de prepararme?

Normalmente, la realización de una ecografía no requiere de una preparación especial.

Sin embargo, si se trata de una ecografía abdominal, es necesario estar en ayunas las 6-8 horas previas a la prueba.

En caso de que se vayan a estudiar órganos de la pelvis como el útero o la vejiga de la orina, conviene beber al menos un litro de agua en la hora previa a la prueba para tener llena la vejiga. Esto permite observar mejor los órganos de la pelvis.

¿Cómo se hace?

Las ecografías pueden hacerse de forma ambulatoria, ya que no precisa de una preparación especial o que estés hospitalizado.

Se unta un gel, que actúa como transmisor, en la zona del cuerpo que va a someterse a la ecografía y mediante un aparato (transductor) que envía ondas de ultrasonido, se toman imágenes de la zona.

El sonido del transductor se refleja en las estructuras del interior del cuerpo, y esto proporciona una información, que tras ser analizada por un ordenador, genera una imagen.

Las imágenes en movimiento se imprimen y también pueden ser grabadas, por ejemplo, se puede ver el latido fetal, o el paso de la sangre a través de los vasos.

Aunque la ecografía se suele realizar por los radiólogos en el Servicio de Radiodiagnóstico, en ocasiones son otros especialistas los encargados de practicarlas

¿Qué se siente?

Los estudios ecográficos, en general, son exámenes indoloros si bien en determinados casos, como es la ecografía pélvica el paciente puedes sentir una leve molestia por la presión de la sonda y la necesidad de contener la micción.

La aplicación del gel frío también puede suponer una ligera molestia para el paciente al principio del estudio.

La prueba se realiza en unos 15 minutos. Si se realiza una intervención como una toma de biopsias o el drenaje de un absceso, puede durar algo más.

Recuperación

Las ecografías, al ser pruebas mínimamente invasivas, no necesitan de ninguna recuperación especial.

Una vez realizada la prueba, se te limpiará el gel y podrás regresar a casa.

¿Qué riesgos existen?

La realización de ecografías no supone riesgo alguno para el paciente, ya que no implica una exposición a radiación.

Esta es una técnica no invasiva y por lo tanto segura.

No obstante, los médicos y especialistas de Vithas te informarán con todo detalle ante cualquier duda.