Electromiograma

Características de la prueba
  • Tipo de prueba: Pruebas neurofisiológicas
  • Duración: 20-30 minutos
  • Acompañado: SI

¿Qué es?

La Electromiografía (EMG) consiste en la evaluación electrofisiológica del sistema neuromuscular (sistema nervioso periférico, unión neuromuscular y músculos esqueléticos).

Aunque el término “electromiografía” se suele utilizar para designar todas las técnicas neurofisiológicas utilizadas para el estudio funcional del sistema neuromuscular en realidad debería restringirse al registro de la actividad eléctrica muscular con electrodo de aguja. El estudio electromiográfico es recomendable realizarlo a partir de los 15-20 días después del comienzo de los síntomas.

Si solo se realiza electroneurograma (estudios de conducción nerviosa sensitiva y motora) no es necesario introducir agujas en los músculos. Se trata de una prueba mínimamente invasiva.

¿Para qué sirve un electromiograma?

Gracias al electromiograma se pueden diagnosticar con precisión enfermedades neuromusculares congénitas o adquiridas y permite clasificarlas según su intensidad y origen.

La electromiografía es una prueba útil cuando se sospechan las siguientes enfermedades:

  • Neuropatías
  • Distrofias musculares.
  • Miastenia gravis
  • Síndrome del túnel carpiano
  • Esclerosis lateral amiotrófica
  • Síndrome de Guillain-Barré

¿Cómo he de prepararme?

  • No se requiere preparación especial para la realización del electromiograma, por lo que no es necesario acudir en ayunas. Tampoco es obligatorio acudir acompañado.
  • Se recomienda evitar el uso de cualquier crema o loción el día del examen en la zona en la qie se aplicarán los electrodos. También es recomendable no realizar ejercicio físico intenso los cinco días previos a la prueba.
  • La temperatura corporal puede afectar los resultados de este examen. Si hace mucho frío afuera, espere en un cuarto tibio por un rato antes de que se lleve a cabo el examen.
  • Antes de hacer el examen, coméntele a la persona que lo esté realizando si estás tomando fármacos contra la epilepsia, enfermedades psiquiátricas, antiarrítmicos, relajantes musculares, antiagregantes, anticoagulantes o antiinframatiorios.

¿Cómo se hace?

  • El electromiograma se realiza normarmente de forma ambulatoria y la duración de la
  • prueba es de 20-30 minutos.
  • Una vez finalizada, podrás volver a casa con normalidad.
  • Deberás desnudar la zona a estudiar y, una vez limpia asépticamente, el médico introducirá un electrodo de aguja muy delgado a través de la piel dentro del músculo.
  • El electrodo en la aguja detecta la actividad eléctrica liberada por los músculos. Esta actividad aparece en un monitor cercano y se puede escuchar a través de altavoz.
  • Después de la colocación de los electrodos, se te puede solicitar que contraigas el músculo para que los electrodos registren la actividad eléctrica. Después, se realizará la prueba de manera contraria y los electrodos realizarán descargas eléctricas que provocarán contracciones musculares.

¿Qué se siente?

  • Durante la realización del estudio, se puede sentir algo de dolor o molestia en el momento en que se introducen las agujas, pero la mayoría de las personas son capaces de completar el examen sin problema.
  • También pueden aumentar las molestias al mover los músculos, pero sólo serán unos segundos.

Recuperación

  • Una vez acabada la prueba, el paciente puede sentir dolor o sensibilidad en el músculo o sufrir la aparición de hematomas por unos cuantos días.
  • Al término de la prueba puede ser necesario presionar el punto de punción para evitar el sangrado.
  • Se limpiará de nuevo la zona y se pondrán pequeños apósitos en los puntos de punción.

¿Qué riesgos existen?

  • El electromiograma es una prueba bastante segura, poco invasiva y que apenas implica riesgos.
  • Tampoco existen riesgos para el embarazo
  • Sin embargo, puede darse un sangrado (mínimo) o infección en los lugares de inserción de los electrodos, algo extremadamente inusual gracias al empleo de agujas esterilizadas de un solo uso.
  • Según el sitio explorado puede aparecer alguna complicación sobre estructuras cercanas al músculo, aunque son muy poco frecuentes las descritas.
  • Otras complicaciones que se han descrito en relación a ella es que algunos de los electrodos pueden llegar a irritar la piel en personas especialmente sensibles, algo no muy frecuente.