Una de cada dos mujeres en edad menopaúsica padece de sequedad vaginal

Una de cada dos mujeres en edad menopaúsica padece de sequedad vaginal

vithas

Compartir

• La sintomatología suele ser picor, escozor e irritación • Los jabones demasiado agresivos, el estrés y el consumo de tabaco favorecen su aparición • La sequedad vaginal es una de las principales causas de la dispareunia: dolor en las relaciones sexuales

Picor, escozor, irritación o relaciones sexuales dolorosas son síntomas de que algo no va bien en la salud vaginal de la mujer afectando a su bienestar íntimo. “Se trata en muchas ocasiones de sequedad vaginal”, subraya la doctora Sandra Ortega, ginecóloga del Hospital Vithas Castellón.

Tal como explica la doctora Ortega, “la sequedad vaginal es un problema frecuente e incómodo en las mujeres de todas las edades, afecta a una de cada cinco mujeres en edad fértil ya que la cantidad y la viscosidad de la mucosidad vaginal varían en el transcurso del ciclo menstrual, debido a la fluctuación en la producción de las hormonas sexuales”. El problema se acentúa durante la menopausia “pues en esta etapa, debido a la disminución del nivel de los estrógenos, llega a afectar a una de cada dos mujeres”, comenta la especialista.

Por tanto, sus causas están íntimamente relacionadas con las modificaciones hormonales fisiológicas en las distintas etapas de la vida. “En la adolescencia y etapa adulta temprana, - por la toma de anticonceptivos, -comenta la doctora-; en el primer trimestre de embarazo, y después del parto por el descenso de estrógenos y progesterona y durante la lactancia,  las madres que amamantan tienen un nivel bajo de estradiol debido a que segregan prolactina, que es una hormona que estimula la producción de leche materna y paralelamente inhibe la producción de estrógenos”, y añade “durante la menopausia, la falta de liberación de estrógenos por los ovarios produce un adelgazamiento de la mucosa. La pared vaginal se adelgaza y pierde elasticidad. Además, debido a la pérdida de la flora vaginal, se producen variaciones en el pH, se alcaliniza, y las glándulas vaginales se contraen reduciéndose la lubricación vaginal, lo que ocasiona sequedad vaginal”.

Otras causas de la sequedad vaginal son las infecciones vaginales, en cuyo origen suelen hallarse microorganismos como Candida albicans, Gardnerella vaginalis, en casos más graves, Trichomona vaginalis, que producen prurito, sensibilidad, irritación, inflamación en la zona vaginal e incluso dispareunia (dolor en la relaciones sexuales). “En estos casos, -explica la especialista-, se segrega un fluido de mayor espesor que el habitual, que puede ir acompañado de prurito y ardor. Esta secreción inflamatoria llamada «flujo patológico» merece siempre una consulta al ginecólogo”, y puntualiza “además, la dispareunia afecta a casi un tercio de las mujeres sexualmente activas y la sequedad vaginal constituye una de las causas fundamentales”
Otros factores que afectan a la sequedad vaginal según la doctora Ortega sería “la higiene excesiva o inapropiada: jabones demasiado agresivos, duchas vaginales, baños muy frecuentes y tener diabetes , consumir tabaco o alcohol, y el estrés, entre otros”.

Claves para recuperar la comodidad intima

La especialista hace especial hincapié en la hidratación, “los hidratantes no sólo hidratan la zona vaginal, sino que también favorecen la flexibilidad y la elasticidad de la mucosa. Utilizan la capacidad de la piel para retener agua, pero deben ser formuladas con una base hídrica, es decir, que sean solubles en agua. Hay que omitir el uso de vaselinas o aceites minerales, ya que estos pueden adherirse a la mucosa vaginal y alterarla e incluso favorecer el desarrollo de diversos microorganismos”.

Cada etapa en la vida de la mujer se caracteriza por un pH vaginal específico y una flora vaginal determinada. En la edad fértil se aconseja que el lubricante presente un pH ligeramente ácido, de manera que sea lo más parecido al pH natural de esta parte del cuerpo,” es decir, -explica la doctora Ortega-, no superior a 5,0, para que así resulte menos agresivo e incluso evite el desarrollo de ciertos microorganismos. Tanto en la menopausia como en la preadolescencia el pH de la vagina es neutro, por tanto, las cremas hidratantes vaginales que debemos aconsejar en estos casos tienen que respetar este pH 7”.

Otra de las claves es la lubricación, “los lubricantes tienen una acción superficial para facilitar las relaciones sexuales, pero deben utilizarse de manera puntual”, comenta la doctora. Una consideración a tener en cuenta, y que la SEGO (Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia) recomienda, es adquirir cambios en el estilo de vida para prevenir y mejorar la sequedad vaginal. Según la especialista, “es importante dejar de fumar, porque el tabaco aumenta el metabolismo estrogénico y se ha asociado a atrofia vaginal. Otras medidas son mantener un peso adecuado y practicar ejercicio con regularidad

Datos de la noticia

  • Centro vithas: Hospital Vithas Castellón

Noticias relacionadas

Ponte en contacto con nuestro
departamento de comunicación
Encuentra el responsable de comunicación
de cada centro