Vacunarse contra la gripe entre finales de octubre y la primera semana de noviembre aumenta la efectividad de la inmunización

Vacunarse contra la gripe entre finales de octubre y la primera semana de noviembre aumenta la efectividad de la inmunización

Josu Puelles Fdz de Olano

Compartir

“Las embarazadas, ancianos, pacientes inmunodeprimidos, trasplantados, con problemas respiratorios o que se encuentren en procesos oncológicos son los principales grupos de riesgo que deben vacunarse”, afirma el Dr. Luis Arranz, médico de Urgencias en Vithas Vitoria

Los cambios de temperatura propios de esta época del año hacen que aumenten considerablemente los casos de gripe. La gripe se convierte en una epidemia que sufre la mayoría de la población, por eso, a la hora de buscar una solución a este problema, surge la duda sobre la vacuna contra la gripe. ¿Realmente es efectiva? ¿Cuándo se debe poner? ¿En qué casos es importante? ¿Tiene efectos adversos importantes? Según la Dra. Natalia Oderiz, responsable del Servicio de Farmacia Hospitalaria del Hospital Vithas Vitoria, vacunarse contra la gripe entre finales del mes de octubre y principios de noviembre, hace que aumente la efectividad de la inmunización de los pacientes, además de evitar problemas de suministro.

Según el Dr. Luis Arranz, médico de Urgencias en Vithas Vitoria de Vitoria, el beneficio más importante de la vacuna es crear inmunidad natural (defensas) a través de la inoculación del virus atenuado, “con lo cual, en el momento en que estemos en contacto la respuesta de nuestro sistema inmune es más rápida y efectiva”, afirma el especialista.

La vacunación antigripal tiene como objetivo reducir la mortalidad y morbilidad asociada a la gripe y el impacto de la enfermedad en la población. Por ello, la vacuna va dirigida fundamentalmente a las personas que presentan mayor riesgo de presentar complicaciones en caso de padecer la gripe, por lo que, en cuanto a los perfiles más vulnerables a la enfermedad, Arranz afirma que deberían contemplar seriamente la opción de la vacunación tres grupos: las embarazadas, los ancianos y los llamados grupos de riesgo que pueden abarcar todas las edades, como pacientes con enfermedades respiratorias tales como bronquitis crónica, pacientes trasplantados, inmunodeprimidos y oncológicos.

“El personal sanitario, las personas que conviven de manera cercana con enfermos, y los grupos de riesgo, deberían valorarse positivamente la vacunación como forma preventiva”, aconseja el especialista. Por otro lado, los niños, jóvenes y personas de mediana edad, se consideran grupos inmunocompetentes, es decir, que son capaces de superar la enfermedad sin ningún tipo de complicación, “por lo que no deberían vacunarse ya que ellos por si mismos serían capaces de desarrollar inmunidad natural una vez pasada la infección”.

En cuanto al perfil de paciente al que se le contraindica la vacuna, el doctor Arranz afirma que esta vacuna “en principio no afectaría negativamente a ningún paciente aun teniendo alguna patología o enfermedad”, sin embargo, los pacientes alérgicos a las proteínas del huevo sí que deberían hablar con su médico porque dependiendo de sus síntomas, puede contraindicarse dependiendo el caso.

Los efectos secundarios pueden desempeñar en fiebre, dolores musculares generalizados, es decir, lo que se conoce como "pseudogripe", y que puede durar entre 1-2 días. También puede producir reacción cutánea en el lugar de inoculación y reacción alérgica a la vacuna como efectos secundarios más graves.

¿Por qué existe rechazo ante esta vacuna?

Según el Dr. Arranz, es una vacuna con "mala prensa" debido a que existen estudios normalmente prospectivos (una vez realizada la campaña de vacunación de ese año), que no justifican su eficacia debido a que la cepa del virus inoculado en la población no haya sido la correcta. Y es que existen diferentes cepas, por lo que año tras año varía el tipo de vacuna, dependiendo de los años anteriores se reúne un comité de expertos en epidemiologia y se decide qué cepa se va inocular en la campaña de vacunación, intentando averiguar a través de estadística cómo va a ser la mutación del virus de la gripe antes de que entre en nuestro medio.

Por esto, el especialista subraya la importancia de vacunarse todos los años: “El virus de la gripe o virus influenza tiene 2 tipos: A y B, y a su vez se divide en varios subtipos (H y N). El virus muta todos los años y siempre de forma diferente, con lo cual, la inmunidad creada en los años anteriores no nos sirve. Se trata de proteger a la población en riesgo para que no enferme, evitar contagios y sus posibles complicaciones”.

En España y en Europa se inicia la campaña de vacunación en el mes de octubre y puede durar hasta enero coincidiendo con la entrada y la mutacion del virus.
 

Datos de la noticia

  • Centro vithas: Hospital Vithas Vitoria

Noticias relacionadas

Ponte en contacto con nuestro
departamento de comunicación
Encuentra el responsable de comunicación
de cada centro