Gastroscopia

Características de la prueba
  • Tipo de prueba: Diagnóstico por imagen
  • Duración: Entre 10 y 15 minutos
  • Acompañado: SI

¿Qué es una gastroscopia?

La gastroscopia o endoscopia digestiva alta, es un examen médico que visualiza el esófago, el estómago y el duodeno. Es una exploración del principio del tubo digestivo que se realiza mediante un endoscopio, esto es, un instrumento en forma de tubo largo y flexible de fibra óptica conectado a una cámara y a una fuente de luz.

Se realiza por un especialista en endoscopia digestiva, normalmente un gastroenterólogo. Sin embargo, otras especialidades afines, como los cirujanos del aparato digestivo, pueden ser entrenados en esta técnica.

¿Para qué sirve?

Un examen por gastroscopia ayuda a determinar:

  • La causa de dolor abdominal
  • El origen de una anemia inexplicable
  • Los motivos de la dificultad en la deglución o de la regurgitación de comida sin digerir
  • La raíz de una hemorragia digestiva alta (gastrointestinal)
  • Determinar la presencia de Helicobacter Pylori
  • El estado del estómago y del duodeno después de una operación
  • Otras alteraciones digestivas como vómitos persistentes, etc.

El examen también se puede emplear para obtener una muestra de tejido para realizar una biopsia ante una sospecha clínica determinada.

Resultados

En una gastroscopia, normalmente el esófago, el estómago y el duodeno deben estar lisos y de color carnoso. No debe haber sangrado, neoplasias, úlceras ni inflamación.

Los resultados anormales pueden mostrar divertículos (bolsas anormales en el revestimiento de los intestinos), anillos esofágicos, esofagitis, estrechez de esófago, varices esofágicas, hernia de hiato, masas gástricas, inflamación del estómago y el duodeno, síndrome de Mallory-Weiss (desgarro), oclusión del tracto digestivo, tumores y úlceras (agudas o crónicas) en cualquiera de los tres órganos.

¿Qué preparación necesita?

  • Para la realización de una gastroscopia el estómago debe estar completamente vacío. Para este fin, debes llegar a la prueba en ayunas, evitando la ingesta de alimentos sólidos y líquidos desde la noche anterior.
  • En caso de que deba tomar alguna medicación, lo hará cuanto antes y ayudándose con pequeños sorbos de agua.
  • Es importante no tomar antiácidos y no fumar antes de la prueba.
  • La prueba se realiza de manera ambulatoria, aunque debe ir acompañado por un familiar, ya que se realiza bajo sedación.
  • Deberás leer y firmar el consentimiento informado que le proporcionará y explicará el personal del Hospital.

 ¿En qué consiste? ¿Cómo se realiza?

Para la realización de las gastroscopia se utiliza un endoscopio, esto es un tubo flexible cuya cabeza, dotada con una cámara y una luz, es móvil y controlada por un operador. La imagen es transmitida a un monitor en donde se pueden identificar lesiones como úlceras, erosiones y neoplasias de los órganos examinados.

Deberá acostarse sobre su lado izquierdo y agarrar con los dientes un mordedor a través del cual se introducirá el extremo del endoscopio en su boca. Mientras el médico va introduciendo suavemente el endoscopio y examinando los tramos digestivos anteriormente mencionados.

Al llegar al estómago, es necesario introducir aire para separar sus paredes y poder maniobrar en su interior. Esto puede producir flatulencia (necesidad de eructar). Finalmente extraerá el tubo y la prueba habrá finalizado. Es posible que haya que tomar alguna biopsia. Eso no implica ninguna gravedad ni es doloroso, Ud. no notará nada y apenas prolongará unos segundos la prueba. La exploración suele completarse en 10-15 minutos.

¿Qué se siente?

Las gastroscopia no es un procedimiento doloroso, pero puede provocar náuseas. Por eso se aplica anestesia local con atomizador sobre la garganta. Actualmente, salvo contraindicación, se administran fármacos para provocar una sedación para que usted no note nada. Esta sedación no le impedirá respirar y despertarse por su propia cuenta, pero el paciente no podrá conducir ni manejar maquinaria durante el resto del día.

Recuperación

Tras la realización de una  la endoscopia esofagogastroduodenal o gastroscopia, se le trasladará a una sala de recuperación donde esperará alrededor de una hora para que los efectos del sedante desaparezcan.

Durante este tiempo, puede sentir hinchazón o náuseas. También puede presentar inflamación de garganta, que puede durar de 1 a 2 días, para lo que podrá tomar algún analgésico posteriormente si lo requiere. Es posible que sienta cansancio, por lo que debe planificar descansar el resto del día.

A menos que el médico indique lo contrario, puede reanudar su dieta normal y medicamentos inmediatamente.

Riesgos

Aunque las complicaciones son muy infrecuentes, existen algunos riesgos asociados con la endoscopia esofagogastroduodenal o gastroscopia, como pueden ser:

  • Reacciones adversas al sedante
  • Sangrado causado por biopsia
  • Punción accidental del tracto gastrointestinal superior

Los profesionales del Hospital valorarán su caso antes de someterle a la prueba y responderán a cualquier duda que pueda tener. 

Contraindicaciones

  • Pacientes con patologías intestinales graves (perforación u obstrucción intestinal), cirugías intestinales recientes
  • Patologías que limiten la movilidad del cuello.
  • Enfermos “inestables” con hipotensión importante, arritmias graves, insuficiencia cardiaca descompensada o respiratoria grave o infarto agudo de miocardio reciente.